Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

sábado, 5 de octubre de 2013

40d por la Vida 2013-2_12

Cuarenta días por la Vida
25 de Setiembre al 3 de Noviembre 2013
Día 12 – 6/10/2013

Colombia_María Teresa Gnecco   


“La manera más eficaz para obtener el perdón de los pecados y asegurarse la vida eterna, es proteger a los niños”.

SAN JUAN BOSCO

Reflexión

Santa María es la Reina del Universo. Ella es la criatura más grande, segunda solo al mismo Dios. La Iglesia defiende la dignidad de la mujer.

Oración del día

Oremos para que la gente comprenda que ser pro vida significa ser pro mujer, y que ser pro mujer exige ser pro vida.

Motivación del día

Estamos en realidad ante una objetiva “conjura contra la vida”.   Muchos defienden esta cultura privilegiando el bienestar personal, los bienes económicos, la libertad y la autonomía. Razones como la escasez de recursos económicos, el proyecto de vida, las responsabilidades familiares, las exigencias  laborales, la autonomía de la mujer,  e inclusive el miedo a un rechazo familiar y social en  el momento  que un hijo es concebido,  son algunos de los argumentos que se esgrimen para atentar contra la vida.  Se ignora que la vida es el don más preciso de Dios para el hombre.  Gracias a ella tenemos innumerables bendiciones, una familia, felicidad, amor y sobretodo, hemos podido  conocer y amar a Dios.

A millones de  bebes en el vientre de su madre,  se les  arrebata ese precioso don. No se les permite nacer, son asesinados, “robándoles” el  regalo inmenso que Dios les ha dado. Se les priva de todas las  bendiciones y satisfacciones que hubieran recibido en su vida. “Una civilización inspirada en una mentalidad consumista y antinatalista no es ni puede ser nunca una civilización del amor.”[1]
El amor es esencialmente un don. La pareja se convierte en cooperadora de Dios, dando vida a una nueva persona, a un nuevo ser, como lo anota el beato Juan Pablo II: “Los esposos participan de la obra creadora de Dios, engendrando en el amor y por amor una nueva persona, que tiene en sí la vocación  al crecimiento y al desarrollo.”[2]

“El don recíproco de cada uno de los esposos  en el matrimonio se abre hacia el don de una nueva vida, es decir, de un nuevo ser”, que es también persona a semejanza de sus padres.

La maternidad, ya desde el comienzo mismo, implica una apertura especial hacia la nueva persona; y éste es precisamente el «papel» de la mujer. En dicha apertura, esto es, en el concebir y dar a luz el hijo, la mujer «se realiza en plenitud a través del don sincero de sí». La gracia de la disponibilidad interior para aceptar al hijo y traerle al mundo está vinculada a la unión matrimonial que, como se ha dicho, debería constituir un momento particular del don recíproco de sí por parte de la mujer y del hombre.  Los esposos, en efecto, participan del poder creador de Dios.

La virginidad y la maternidad coexisten en la Virgen María, sin excluirse recíprocamente ni ponerse límites; es más, la persona de la Madre de Dios ayuda a todos —especialmente a las mujeres— a vislumbrar el modo en que estas dos dimensiones y estos dos caminos de la vocación de la mujer, como persona, se explican y se complementan recíprocamente.

La “plenitud de los tiempos” manifiesta la dignidad extraordinaria de la “mujer”, la Virgen María. Esta dignidad consiste por una parte en la elevación sobrenatural de la unión con Dios en Jesucristo, que determina la finalidad tan profunda de la existencia de cada hombre, tanto en la tierra como en el cielo” 3

Es en la Santísima Virgen María, en su “FIAT” donde encontramos el verdadero significado de ser mujer. 

La vida siendo un don de Dios, debe ser altamente valorada, cuidada y defendida,  como cooperadores de la obra creadora de Dios.






ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)



(1)     Beato Juan Pablo II, El Evangelio de la Vida,   17.  25 Marzo, 1995
[1] Beato Juan Pablo II, Carta a las Familias,1994, Ediciones Paulinas, Bogotá, pág. 53.
[2] Beato Juan páblo II, Familiaris Consortio, 1981. Ediciones Paulinas, Bogotá, séptima edición, 1989 pág.66
3 Beato  Juan Pablo II, Mulieris Dignitaten, 15 de Agosto 1988  # 4 

No hay comentarios:

Publicar un comentario