Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 23 de febrero de 2012

2012 I: 40 días por la Vida - Día 11


Cuarenta días por la Vida
14 de Febrero al 24 de Marzo 2012
Día 11
24/2/2012

Bolivia_miguel manzanera - manzaner@ucbcba.edu.bo

“Como se haga la oración que es lo más importante, no dejará de hacerse todo lo demás...”.

SAN TERESA DE JESÚS

Reflexión

Al encuentro de María con su prima Isabel, Juan el Bautista saltó de gozo en el vientre de su madre.

Oración del día

Oramos para que la gente comprenda que el aborto no se trata sobre niños que "pueden" venir al mundo, sino sobre niños que ya están en el mundo, viviendo y creciendo en el vientre de sus Madres y los cuales serán asesinados.

Motivación del día

La visitación de la Virgen María a su pariente Isabel (Lc 1) es una prueba evidente de la existencia del embrión humano y de su dignidad ya desde la misma concepción.

El ángel Gabriel anunció a María el plan divino: Ella concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrá el nombre de Jesús (YHWH salva). María, al oír este anuncio expuso al ángel su situación de virginidad. Pero el ángel le explica que para Dios nada hay imposible y que la Rúaj (Espíritu) Santa descenderá sobre ella y la habilitará para ser madre.

Ante su aceptación un ovocito virginal de María fue habilitado para ser embrión humano, donde se encarnó el Hijo eterno del Padre.

María, aún sin comprender plenamente ese misterio, sabe que ya es madre y se pone presurosa en camino para ver la señal que el ángel le ha indicado: Su pariente Isabel casada con Zacarías, ambos ancianos, ha concebido a un niño.
Isabel, inspirada de lo alto, interpreta el regocijo de su propio niño en su seno y reconoce a María como “la Madre de mi Señor”. Este saludo es la prueba de que ya desde la concepción el embrión humano en el seno de María es el Hijo del Padre encarnado y, también, Hijo virginal de María.
Por eso todo ser humano, ya desde el inicio de su vida en la etapa embrionaria debe ser acogido con todo respeto y con todo amor, especialmente por parte de sus padres, independientemente de las circunstancias en las que fue engendrado.

Ojalá esta meditación abra los ojos de las personas que bajo diversos argumentos se niegan a reconocer la dignidad intrínseca de los bebitos en sus primeras etapas de vida.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario