Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 21 de octubre de 2013

40d por la Vida 2013_2_28

Cuarenta días por la Vida
25 de Setiembre al 3 de Noviembre 2013
Día 28 – 22/10/2013

Uruguay_Pro vida Esperanza


“El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida”.

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

Reflexión

La batalla por la vida y la familia es parte de la batalla entre Dios y el diablo, entre la salvación y la perdición..

Oración del día

Señor Jesús, hazme un instrumento de vida en tus manos. que me convierta en apostol de todos nuestros hermanos no nacidos, para que en ellos y en nosotros se cumpla Tu Voluntad, así en la tierra como en el cielo..

Motivación del día

Hoy estuve en una conferencia que se dio en la Universidad de la República sobre la ley de aborto y los derechos humanos (¡!) patrocinada por la UNESCO (¡!!). Hubo un orador a favor del derecho a la vida y otra en contra. La moderadora era, supongo, la docente de la cátedra que hizo valer el punto de vista objetivo para dejar en igualdad de condiciones la afirmación y la negación del derecho a la  vida y de los derechos humanos en general.

El mencionado expositor y los tres o cuatro pro-vidas que estuvimos presentes hicimos, pienso, buenas intervenciones, y el encuentro, que no lo  fue mucho, pudo así mostrar, a decir de la coordinadora, la real diversidad de puntos de vista que hay sobre este tema.

Una reflexión que me surge a propósito del evento es que los próvida tenemos que tener cuidado con dejarnos meter así nomás en el formato de estas cosas.  Me refiero al clásico dicho: “Aquí todos nos respetamos a pesar de tener visiones profundamente divergentes sobre este tema, de modo que vamos a ser muy correctos en el uso de la palabra, los tiempos, etc., para que todos puedan expresarse en el máximo de los respetos, etc.”

La realidad enseña que después de estos prólogos hablan la mayor parte del tiempo los abortistas, que por otra parte son los que organizan la reunión.

No solamente eso, sino que lo hacen con una actitud la mar de cordial y distendida, casi con una sonrisa permanente en los labios, y hasta evidenciando una profunda ternura hacia los que no tienen la suerte de pensar como ellos, mientras barajan las cifras de los asesinados legalmente gracias a sus propios esfuerzos.

Es todo de una corrección política tal, que uno hasta siente un poco de pena y de vergüenza de tener que patear el tablero y salir como un cavernícola primitivo a recordar a los masacrados, y a decir que no puede ser que estemos hablando del asesinato legal como si hablásemos de la temperatura a la que nos han servido el té.

Obviamente, tenemos que guardar las formas, debemos respetar a las personas, no podemos ni nos conviene adoptar el rol de desaforados, fanáticos, etc. Pero…

Pero, el asunto es que con esas consideraciones corremos el riesgo de que la reunión en la cual se nos informa acerca de la marcha del genocidio transcurra en la máxima corrección y cordialidad, de modo que salgamos todos contentos y amigados, del brazo y resbalando sobre la sangre de los inocentes.

Así que no. En esas reuniones el conflicto se tiene que ver, se tiene que palpar, se tiene que notar, y no tiene que quedar resuelto de ninguna manera. Salvo que nos digan, obvio, que se van a poner a hacer campaña con nosotros para derogar la ley (humor).

Nuestra sociedad uruguaya, hoy, tiene que estar profundamente dividida. ¡Ay de nosotros si no es así! No hay acuerdo, no hay paz, no hay reconciliación mientras la ley no se derogue.  Ha sido puesta en cuestión la misma solidaridad que nos debería unir a todos como compatriotas. Ha sido puesta en cuestión por los que trabajaron para legalizar la violación de los derechos de los más débiles. No formamos un mismo cuerpo los que defendemos el derecho a la vida y los que lo pisotean.

Y aquí no valen los cansancios ni los desalientos.  Porque la única consecuencia lógica de los mismos es terminar pasándose al bando de los abortistas.  Aquí, o resistimos activamente, o terminamos traicionando.


Es muy fácil. Estamos delante de terroristas, agentes de poderes imperiales internacionales, que mediante la prepotencia, el eufemismo, la propaganda y el engaño han logrado imponerle a un pueblo muy acobardado, muy pancista, y muy golpeado intelectualmente una ley totalitaria como es la ley de aborto. Esa conducta no merece ningún respeto de parte nuestra, y ellos lo saben. Por eso su primer tanto lo convierten cuando logran que aceptemos ponerlos al mismo nivel que nosotros, y que nos deshagamos ante ellos en cortesías y zalemas para demostrarles que somos buenitos y que de ningún modo somos —a quién se le ocurre— “fundamentalistas” (¡qué horror!).
Cierto, la estrategia aconseja que seamos discretos y evitemos en lo posible aquello que haga que nos pongan el sayo de fanáticos o de irracionales. Es necesario cultivar cada vez más una especie de serenidad, paciencia y sangre fría que nunca tendremos del todo dominada dado el tema del que se trata. Pero, de nuevo, es necesario saber patear el tablero cada vez que todo amenace terminar en la máxima de las cordialidades y armonías universales sobre la montaña cada mes más grande de cadáveres de no nacidos.

Acá la única solución real es la derogación de la ley de aborto. Mientras tanto sólo puede haber conflicto y lucha, y de nuevo, ¡ay de nosotros si no los hay y se termina de instalar la paz de los cementerios o la paz de los campos de concentración!

Otra cosa. Se habló, como de algo negativo, del estigma que cae sobre el personal de salud que interviene en la interrupción del embarazo. ¿Vieron qué frase tan suave y biensonante? Pues bien, sin duda, ese estigma existe y debe existir.  Para un provida no puede ser indiferente que un médico practique el homicidio legal.

Pensemos un poco. ¿Se habla en esos términos del estigma que cae sobre el torturador , sobre el violador, o sobre el pedófilo? ¿No? ¿Y por qué no? ¿No es peor acaso que todo eso el quitarle la vida a un ser humano?

Los provida no somos los que llevamos peticiones u observaciones al único bloque social existente, que sería el de los abortistas. Los provida tenemos que ser el otro bloque social, en una sociedad irremediablemente dividida y en conflicto a causa de la ley de aborto.

¿Y si no, qué?

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)
ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)


No hay comentarios:

Publicar un comentario