Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 17 de octubre de 2010

40 Días por la Vida - 27

Cuarenta días por la Vida
22 de Septiembre al 31 de Octubre 2010

Lunes, 18 de Octubre de 2010

La aceptación legal del asesinato voluntario de un miembro de la sociedad por parte de otro miembro, comprometería desde la raíz uno de los principios fundamentales de la convivencia civil.

ACADEMIA PONTIFICIA PARA LA VIDA

Reflexión

Cristo es transformado en el Monte, los discípulos ven su Gloria.

Intención del día

Oremos para que los ojos de todo el mundo, sean transformados, y que puedan ver en cada vida humana el reflejo de la Gloria del mismo Dios.

Motivación del día


Este mes de octubre con fiestas tanto de ángeles, santos y advocaciones de la Virgen (Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora del Pilar) quisiera centrarme en una que comenzó a principios de mes y que leyendo la Carta que Monseñor Javier Echevarría escribe, me hizo reflexionar para la labor pro-vida que estamos llevando a cabo: la fiesta de los Ángeles Custodios.

“«¿Qué es un ángel?», se preguntaba el Papa Benedicto XVI. en una homilía pronunciada el 29 de septiembre del 2007, y respondía: «La Sagrada Escritura y la Tradición de la Iglesia nos hacen descubrir dos aspectos. Por una parte, el ángel es una criatura que está en la presencia de Dios, orientada a Dios con todo su ser. Los tres nombres de los Arcángeles acaban con la palabra "El", que significa "Dios". Dios está inscrito en sus nombres, en su naturaleza. Su verdadera naturaleza es estar en Él y para Él», menciona que los ángeles, por ser grandes adoradores de la Trinidad Santísima, pueden cumplir a la perfección «el segundo aspecto que caracteriza a los ángeles: son mensajeros de Dios. Llevan a Dios a los hombres, abren el cielo y así abren la tierra. Precisamente porque están en la presencia de Dios, pueden estar también muy cerca del hombre.

La Iglesia enseña que «desde la infancia a la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 336). Y hace suya una afirmación frecuente en los escritos de los Padres de la Iglesia: «Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida» San Basilio, (Contra Eunomio 3, 1v). De entre los espíritus celestiales, los ángeles custodios han sido colocados por Dios al lado de cada hombre y de cada mujer. Son nuestros cercanos amigos y aliados en la pelea que nos enfrenta —como afirma la Escritura— a las insidias del diablo. Porque no es nuestra lucha contra la sangre o la carne, sino contra los principados, las potestades, las dominaciones de este mundo de tinieblas, y contra los espíritus malignos que están en los aires (Ef 6, 12.v)” (Carta de Monseñor Echevarría, octubre de 2010 )

Sabiendo que contamos con esta ayuda tan cercana y constante de Nuestro Angel Custodio, fomentemos el trato con él día con día. Conversémosle, pidámosle su auxilio en las batallas personales que cada uno tiene en la lucha por alcanzar la santidad. Tengámosle especial devoción, y por qué no decirlo, consolidemos una auténtica amistad con él.

Y nosotros, que nos dedicamos a la labor pro-vida, encomendémosle nuestro trabajo y pidámosle ayuda cuando alguna mujer se muestre renuente a continuar con su embarazo. Pidámosle también ayuda a su ángel custodio y al ángel custodio de su bebito para que el mensaje que tratamos de hacerle llegar, le llegue a su entendimiento y a su corazón para que diga sí a la vida.

Recordemos lo que Nuestro Señor Jesucristo nos dijo en el Evangelio (Mt 18, 10): guardaos de despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles en los cielos están viendo siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana


Enlaces de interés:


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario