Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 18 de octubre de 2010

40 Días por la Vida - 28

Cuarenta días por la Vida
22 de Septiembre al 31 de Octubre 2010

Martes, 19 de Octubre de 2010

“Si tienes que escoger entre yo y el bebé, no lo dudes por un instante. Escoge – y así lo pido – al bebé. Salva el bebé".

SANTA GIANNA BERETTA MOLLA

Reflexión

Cualquiera que lleve a cabo un aborto terapéutico, o desconoce los modernos métodos médicos, o no quiere gastar ni tiempo ni esfuerzo para aplicarlos…Desde su mismo principio el enfoque del problema ha sido anticientífico. (Dr. Roy Hefferman, USA)

Intención del día

Oremos por todos los hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana y por sus flageladores, para que se acojan al Corazón Misericordioso del Padre.

Motivación del día
Rafael Cabrera
Nicaragua


‘Gianna y Pietro se casaron….en 1955…Residían en la villa de Ponte Nuovo, en Italia…..

Gianna era una esposa feliz y el Señor pronto le concedió su deseo de ser madre de varios hijos: Pierluigi, nacido en 1956, Maria Zita, nacida….en 1957, y Laura, nacida ….en 1959.

En septiembre de 1961, luego de sufrir dos abortos espontáneos, Gianna estaba embarazada de nuevo. Los médicos descubrieron un fibroma grande, o sea, un tumor benigno, en el útero. El único modo seguro de salvar la vida de Gianna era extirpar la fibroma, el bebé concebido, y el útero – una opción que significaría que Gianna no podría tener más hijos. Una segunda opción era extirpar la fibroma y el bebé concebido mas no el útero, permitiéndole así a Gianna la oportunidad de concebir de nuevo. La tercera opción, y la más arriesgada, era extirpar solamente la fibroma y dejar al bebé concebido en el útero, en un intento por salvar la vida del bebé.

(La razón por la que la tercera opción era la más arriesgada era porque los médicos italianos, en aquel tiempo, temían que podrían tocar al bebé concebido y herirlo con el cuchillo usado para extirpar la fibroma. Y si lo tocaban o herían, entonces eso podría causar un desangramiento dentro del útero, y entonces tendrían que volver a hacer una segunda cirugía de emergencia para sacar los restos del bebé muerto. Una segunda cirugía podría causarle la muerte a Gianna si ella todavía se encontraba en un estado débil.)

Gianna, por ser doctora, conocía los riesgos asociados con la tercera opción pero fue la que pidió se realizara. Gianna puso su confianza en Dios y le imploró al médico que salvara la vida del bebé.

Gianna continuó ejerciendo su labor como doctora al igual que el cuidado de sus niños. Mientras su embarazo de alto riesgo de siete meses continuaba, ella rezaba fervientemente que no tuviese ofrecer el sacrificio de su vida y que Dios le permitiera parir un bebé saludable.

Gianna se sometió a la cirujía inmediatamemte en el Hospital San Gerardo en Monza, donde el cirujano le extirpó la fibroma y la mandó a su casa, luego de una breve estadía en el hospital. Con gran agradecimiento a Dios, Gianna continuó con su práctica en la medicina mientras oraba fervientemente que pudiese continuar con vida y que su bebé naciese saludable.

Gianna sabía que el nacimiento iba a ser difícil. No obstante, ella creía firmemente que su bebé tenía el mismo derecho a la vida que sus demás tres hijos. Ella se apoyó en Dios y en su familia para velar a sus hijos. Gianna también le rogó a su esposo que abogase por la vida del bebé, sin importar las complicaciones que pudiese surgir más tarde.

El 20 de abril de 1962, en la tarde de Viernes Santo, Gianna regresó al hospital en Monza para un parto natural, una opción menos arriesgada para una mujer en su estado médico. No tuvo éxito. Así que al día siguiente….los médicos le practicaron un parto por cesárea. Y nació una niña saludable a quien llamarían Gianna Emanuela.

Unas horas más tarde, luego de nacer su bebé, Gianna desarrolló una fiebre extremadamente alta y un dolor abdominal debido a una peritonitis séptica.

(Esto significa que Gianna murió por causas que no tenían nada que ver con el embarazo.)
A pesar de los tratamientos que le administraron, la condición de Gianna empeoró día a día. Su lenta agonía fue más dolorosa por los momentos en que se despedía de su esposo, de su bebé, y de su familia.

Tal como ella lo pidió, Gianna regresó a su hogar en Ponte Nuovo en la madrugada del sábado 28 de abril….Tenía 39 años de edad.’

Por tales razones, nos atrevemos a decir, que no existe razón médica alguna, que en el estricto cumplimiento de la noble profesión médica, que justifique la práctica de un “aborto terapéutico”, término contradictorio que por un lado, utiliza el vocablo aborto, que es matar a un inocente bebé y por otro, el de terapéutico, que significa curar o que intenta curar. No se puede curar matando. Es una expresión del relativismo que confunde. El médico que opte por practicar un aborto, lo hace, o por falta de preparación o estudio, o por intereses económicos, que es lo más seguro. El gabán blanco no da una licencia para matar. Es obligación luchar por las dos vidas, la de la mamá y la del bebé. De lo contrario, se estará cometiendo un infanticidio prenatal.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana


Enlaces de interés:


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario