Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

sábado, 23 de febrero de 2013

40d por la Vida 2013_I 12


Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2013
Día 12 – 24/2/2013


Canadá_ Pilar Gordillo Sarmiento - mpgordillos@gmail.com  


“Como se haga la oración que es lo más importante, no dejará de hacerse todo lo demás...”.

SAN TERESA DE JESÚS

Reflexión

Al encuentro de María con su prima Isabel, Juan el Bautista saltó de gozo en el vientre de su madre..

Oración del día

Oramos para que la gente comprenda que el aborto no se trata sobre niños que "pueden" venir al mundo, sino sobre niños que ya están en el mundo, viviendo y creciendo en el vientre de sus Madres y los cuales serán asesinados.

Motivación del día

A manera de recordar la importancia de esta campaña y no perder la motivación para orar y ayunar, comparto con ustedes un resumen de un testimonio que resalta la importancia de la vida humana y que ésta es tan valiosa tratándose de una persona adulta como de un recién concebido.

Testimonio de James...

“Quisiera contarles una historia acerca de una mujer que conozco. Lucía a los veinte años conoció a Joseph el hombre con el cual se casaría. Juntos esta mujer y su esposo decidieron que la familia ideal que construyeran tendría, dada la gracia de Dios, exactamente tres niños. Luego de 11 años juntos, Dios proveyó de acuerdo a sus deseos y bendiciones. Les dio tres saludables niños! Dos niños y una niña intermedia.

Cuando los niños tenían 7, 4 y 2 años de edad, Lucía sintió los efectos físicos familiares de nuevo - ella creía que podría estar embarazada por una cuarta vez. Visitó a su doctor para confirmar el embarazo que sospechaba y fue a un examen de rutina. Lucía estaba embarazada pero esta vez el doctor descubrió un problema y la hospitalizó inmediatamente. Ella tenía un cáncer creciendo incontrolablemente en su colon. El doctor y el cirujano prescribieron un aborto y cirugía para remover el cáncer como el mejor tratamiento que podían ofrecer.

Lucía tenía solo 35 años y 2 meses de embarazo. Ella y su esposo ya tenían tres pequeños niños. Exactamente lo que habían "planeado". Ella había abandonado una carrera en diseño de modas que había empezado cuando era soltera para tener y cuidar de su familia. Lucía estaba profundamente dedicada a sus tres pequeños y a su esposo. Todos la necesitaban. El bebé que crecía dentro suyo tenía menos de 4 cm. El feto ya tenía la apariencia humana. Las ondas cerebrales están presentes en un bebé que crece. Los ojos, oídos, nariz, dedos ya están formados y el corazón late a la cuarta semana, la sangre (de un tipo diferente al de la madre) fluye. Los reflejos ya se dan y partes de la piel son sensitivas al tacto. Las huellas digitales se han empezado a formar junto con las líneas de las manos. Pero, la vida de Lucia estaba en un peligro mortal. Ella tiene solo 35 años y tienen tanto por que vivir y que hacer.

Lucía tomó su decisión - no el año anterior- no hace diez años- ni hace 20 años - sino hace cuarenta años en el otoño de 1955! Consideren por un momento el estado de la medicina y el tratamiento para el cáncer en esa época. No había resonancia magnética ni tomografías computarizadas disponibles para determinar en forma precisa las medidas y la diagnosis del cáncer creciente. Los crudos tratamientos de quimoterapia estaban disponibles, pero el láser o cirugía ortoscópica o sofisticados tratamientos bioquímicos no. El cáncer era muy temido - y en forma justificada, porque había muy pocos doctores que pudieran aislar el cáncer mediante extracción quirúrgica. Quedaban pocas oportunidades en la cirugía. En el caso de Lucia, ¿Qué hubieras decidido?

Si fueras el amoroso marido de Lucia y el padre de tres niños pequeños, que le dirías a tu esposa? Lucía entendió la perspectiva de Dios en esta situación. Pensamos que la decisión de ella era clara. Por qué? Simplemente ten en cuenta que ella sabía lo que estaba bien. Lucía sabía que tenía que confiar en Dios. Lucía estaba convencida de conservar al niño, como un regalo de Dios, el autor de la vida, el creador de todas las cosas.

Ustedes verán, yo soy el cuarto hijo. Mi madre se sometió a cirugía en Octubre de 1955 cerca de la octava semana de embarazo para remover la mayor parte de su colon. La operación fue exitosa, y solo a través de la gracia de Dios y de su decisión correcta, fue que nací en 1956. Bendito Dios. Mi madre tuvo una segunda cirugía luego del parto. Como resultado, vivió el resto de su vida con una colostomía.
Dios bendijo a mi madre y padre, mis dos hermanos y hermana y a mí con la completa cura del cáncer de mi madre. El nos bendijo a todos con otros 39 años de vida para mi madre. Suficiente para que pudiera presenciar el nacimiento de sus nietos. Ellos crecieron lo suficiente para tener sus propios recuerdos de ella. Fuimos todos benditos por Dios. El Señor finalmente la llevó con él en 1995.

Estoy tan agradecido de estar vivo. Tengo dos niños propios. Dios ha revelado su plan para mi y mi esposa a través de esto y nos ha confirmado muchas veces que nuestro ministerio pro-vida es parte de su propósito para nosotros de acuerdo a su plan. Cuando pienso en mi madre me doy cuenta del inmenso valor de la vida humana. Recuerdo y celebro la verdad - que la vida es un regalo de Dios, y toda la vida humana, nacida y nonata, es sagrada…”

Como bien se desprende de este testimonio, el respeto por la vida, así como los valores cristianos fundamentales se aprenden en casa.  Y no hay mejor maestro que el ejemplo.  Vivamos nuestra vida asumiendo el reto de que nuestras acciones y decisiones reflejen nuestros valores.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario