Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 14 de marzo de 2013

40d por la Vida 2013_I 31


Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2013
Día 31 – 15/3/2013

Nicaragua_Dr Alejandro Pérez Fabbri - medicoenconsulta@yahoo.com  

" La paz en la tierra, suprema aspiración de toda la humanidad a través de la historia, es indudable que no puede establecerse ni consolidarse si no se respeta fielmente el orden establecido por Dios"

Beato Juan XXIII (Angelo Giuseppe Roncalli)

Reflexión

Al meditar sobre la muerte de Cristo, recordemos las muchas mujeres que han muerto por causa de los supuestos "abortos seguros y legales".

Oración del día

Divino Niño Jesús,  te pedimos que quites del corazón del mundo   el deseo de cometer el pecado del aborto. Quita el velo del engaño que Satanás ha puesto en los corazones, el cual presenta a la promiscuidad como una libertad; y revela Niño Divino lo que en realidad es: una esclavitud al pecado.

Coloca en el corazón del mundo un renovado respeto por la vida desde el momento de la concepción. Amén.

Motivación del día

25 de marzo día nacional del niño por nacer en Nicaragua
El 25 de Enero del año 2000 fue aprobado el  DECRETO No. 10-2000, publicado en La Gaceta No. 21 del 31 de Enero del 2000 por el entonces Presidente de la Republica de Nicaragua, Dr. Arnoldo Alemán Lacayo, declarando el día 25 de marzo de cada año como “Día Nacional del Niño por Nacer”.
Sin duda que el Día del Niño por Nacer en Nicaragua tiene una significación profundamente católica, pues para celebrarlo se escogió a propósito la fecha de la Anunciación del Arcángel Gabriel a la joven Virgen María de Nazareth. Este momento culmen en la historia de la salvación dará como resultado 40 semanas después el Nacimiento del Niño Jesús en Belén.
Sin embargo, la celebración mundial del Día del Niño por Nacer tiene también un esencial sentido ético, jurídico y científico.
 1) Ético, porque la defensa y la protección de la vida del niño que todavía no ha nacido, significa que nadie puede arrogarse la potestad de decidir cuáles criaturas humanas podrán seguir viviendo en el seno de la madre y cuáles no.
 2) Jurídico, porque de acuerdo con la doctrina universal de los derechos humanos la vida humana comienza desde la concepción, y a partir de ese instante tiene que ser preservada.
3) Científico, porque la ciencia ha confirmado que el niño por nacer es una persona humana como cualquier otra, solo que más indefensa porque aún se encuentra en el vientre materno.
En efecto, como expresó el eminente científico  francés Jerome Lejeune, (1926-1994) doctor en medicina y en ciencias por la Universidad de La Sorbona, de París, fundador de la Patología Cromosómica Humana, profesor de Genética Fundamental y Premio Kennedy 1962, afirmó: “El embrión es un hombre. Cada uno de nosotros tiene un comienzo muy preciso en el momento de la concepción”.
Fue uno de los mayores genetistas de la historia, hoy en proceso de beatificación.

Invitado por el Senado de Francia hace unos veinte años, para que ofreciese su documentada opinión sobre el tema del aborto. Una de las opiniones fuertemente arraigada en dicha cámara, era la que sostenía que hay embarazos que deben ser interrumpidos, cuando los antecedentes o el pronóstico parecen ser irreversiblemente malos.

Cuando se le otorgó la palabra al Dr. Lejeune, planteó un caso:
 "Tenemos —dijo— un matrimonio en el que el marido es sifilítico terciario incurable, y además decididamente alcohólico. La mujer está desnutrida y sufre tuberculosis avanzada. El primer hijo de esa pareja muere al nacer; el segundo sobrevive, pero con serios defectos congénitos. Al tercer hijo le ocurre lo mismo y se le suma el hecho de ser infradotado mentalmente. La mujer queda embarazada por cuarta vez. ¿Qué aconsejan ustedes hacer en un caso así?". Un senador del bloque socialista manifestó categóricamente que la única solución para evitar males mayores, era practicar un "aborto terapéutico" inmediato. Lejeune hizo un largo y notorio silencio; bajó la cabeza por unos segundos en medio de su expectante mutismo; volvió a alzarla y dijo: "Señores Senadores, pónganse de pie, porque este caballero acaba de matar a Ludwig van Beethoven".
El decreto presidencial que instituyó en Nicaragua la celebración del Día del Niño por Nacer fue fundamentado en el artículo 23 de la Constitución nacional, el cual establece que “el derecho a la vida es inviolable e inherente a la persona humana. En Nicaragua no hay pena de muerte”. En consecuencia, en dicho decreto presidencial se señala que “la vida humana necesita de cuidado y protección especiales, tanto antes como después del nacimiento”, y define “como una de sus prioridades velar por el desarrollo integral de las personas por nacer”. Y además, aquel decreto de ley reconoce o proclama que “el derecho a la vida, inherente a cada uno de los habitantes de la nación y del mundo, constituye el eje principal de los derechos humanos y por tanto merece la decidida atención del Estado, sus instituciones y de toda la sociedad nicaragüense”.
Cabe señalar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual fue proclamada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 1948, no menciona explícitamente a los niños por nacer. Pero los incluye de manera implícita, al decir en su Artículo 3º que “todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona”. Por su parte, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, también conocida como Pacto de San José — que fue aprobada en noviembre de 1969 e igualmente es parte de la Constitución Política de Nicaragua— sí establece claramente en su artículo 4, que “toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”. Y en el concepto nadie está comprendido también, sin dudas de ninguna clase, el niño que desde la concepción se encuentra en el seno materno y tiene derecho a la vida igual que todos los demás seres humanos.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario