Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 28 de septiembre de 2009

40 días por la Vida - Día 5

Cuarenta días por la Vida
23 de Septiembre al 1 de Noviembre 2009
Día 5, Domingo 27 de Septiembre del 2009

“Ante la norma moral que prohíbe la eliminación directa de un ser humano inocente no hay privilegios ni excepciones para nadie.”

JUAN PABLO II


Reflexión


Así como el Cuerpo de Cristo era desganado por los instrumentos de los que lo flagelaban, también los cuerpos de los niños en el vientre de sus madres, son desganados por los instrumentos de los abortistas.


Intención del día


Oremos para que los abortistas se arrepientan por asesinar a los niños.


Motivación del día


A veces, dudamos del poder de la oración. Queremos resultados inmediatos, pues queremos que las cosas sucedan tal cual nosotros las planteamos. Es fácil olvidarnos que el plan de Dios es perfecto y debemos confiar siempre en Él. Hoy, la campaña “40 días por la vida” nos invita a pedir por los abortistas, para que se arrepientan. A continuación, veamos, como la oración ha ganado para Cristo y la lucha a favor de la vida a dos médicos que defendían y practicaban abortos.


Primer Testimonio


En una entrevista para la emisora radial Rainha da Paz, un médico brasileño, que efectuó durante años el aborto, relató su dolorosa e intensa experiencia de conversión.


El médico, único hijo hombre de una familia humilde del interior de Minas, con sacrificio y unión tuvo la oportunidad de estudiar, mientras sus hermanas no terminaron la enseñanza secundaria.Su madre era una simple costurera que trabajaba hasta las madrugadas para ayudar a su padre, quien era un guardia nocturno. Con esto, es posible imaginar el sacrificio que hicieron para tener un hijo médico, quien luego se especializó en ginecología y obstetricia.


Entre las mayores dificultades enfrentadas como médico recién formado, un día, chocó con la realidad de lo que es su profesión. En un largo tiempo los médicos se vuelven ricos pero el doctor quería más, quería enriquecerse y tener más dinero. Fue así como violó el juramento que hizo cuando se formaba para dar la vida, para salvar la vida. Ayudó a muchos niños a venir al mundo, pero también a muchos de ellos no les permitió nacer y se enriqueció escondido tras la máscara de la vitalidad. Sobre su vida abortista, el experto explicó que puso un consultorio que en poco tiempo se convirtió en el más visitado de la región. La razón: practicaba abortos. Y como todos los que cometen el crimen, se decía a él mismo que todas las mujeres tienen el derecho de escoger y que era mejor que sean ayudadas por un médico para no correr los riesgos de ir a una clínica clandestina donde los índices de muertes son alarmantes.


Y fue así, en un ciego e inhumano oficio de medicina, que construyó una familia con muchos bienes, muy rica y que nada le faltaba. Sus padres murieron con la ilusión de que su hijo era un doctor bien logrado, exitoso. Crió a sus hijas con el dinero manchado con la sangre de inocentes y considera haber sido el más despreciable de los humanos. Sus manos, que debieron ser bendecidas para la vida, trabajaron para la muerte.Entrando al tema de su conversión, el médico explicó emocionado que sólo paró cuando Dios, en su sabiduría infinita, rasgó su conciencia e hizo sangrar a su corazón con la misma sangre de todos los inocentes que no dejó nacer. Su hija menor, Leticia, dejó de respirar por una infección generalizada luego de haberse sometido a un aborto. Ella, de 23 años de edad, salió embarazada y buscó el mismo camino de tantas otras que acudieron a él: el camino del aborto. Se enteró de esto cuando ya nada se podía hacer.


Junto al lecho de muerte de su hija, vio las lágrimas de todos esos angelitos que había matado. Mientras ella esperaba la muerte, el doctor agonizaba junto a ella. Fueron seis días de sufrimiento para que en el séptimo día ella partiese hacia el encuentro con su hijo, al cual un médico asesino le impidió nacer.


Cansado por las noches que pasó al lado de su hija, soñó que andaba por un lugar absolutamente oscuro y muy húmedo, en el que quería respirar pero no podía, quería salir desesperadamente pero fue envuelto por un lugar en donde el estruendo lo dejaba atónito. Eran los llantos dolidos de los niños que en su pensamiento veía, como si un rayo lo cortase por la mitad; los llantos eran de dolor, eran los lamentos de los angelitos que no dejó nacer; era la triste consecuencia de sus actos sin pensar, esos llantos que gritaban “¡Asesino! ¡Asesino!”.Asustado queriendo salir de aquel lugar, pasó su mano por su rostro para secar el sudor y ¡sus manos se mancharon de sangre! Aterrorizado, gritó con toda la fuerza que le quedaba, un pedido de perdón: “¡Dios me perdone!” Sólo así logró respirar nuevamente y se acordó que era tiempo de acoger y valorar el último respiro de su hija, que murió por las consecuencias de la infección que le produjo el aborto. El doctor supo esto a través de su sueño.


El médico comentó que Dios le hizo entender que a partir del momento de la fecundación del óvulo existe vida, por lo que se dio cuenta de que él era un asesino. Mencionó no saber si algún día Dios lo perdonará, pero para restar su culpa y su dolor, vendió su consultorio y todos los bienes que consiguió con la práctica del aborto. Con ese dinero, construyó una casa de amparo para madres solteras y ahora se dedica a atender y practicar ¡una medicina de verdad! Hoy en día, el doctor se considera médico de los pobres, de los desamparados y desvalidos. Los niños que vienen al mundo a través de sus manos son hijos que adopta simbólicamente pues sabe que tiene una sola misión: traer la vida al mundo y dar condiciones para que los niños tengan un lugar feliz donde el padre es Jesús. Finalmente, pide que recemos por él, para que Dios tenga piedad de él y lo perdone, porque tiene la seguridad de que participará en el juicio final.


Segundo Testimonio


Este testimonio es de Bernard Nathanson, conocido como “El rey del aborto” y posterior autor del video “El grito silencioso”, en el cual se muestra el aborto real de un bebé de 12 semanas, actualmente se dedica a luchar a favor de la vida. A los que conocen su testimonio, Nathanson les ruega encarecidamente que tengan en cuenta el -mal- ambiente familiar en que se crió: un hogar donde habitaban el odio y el cinismo, un padre terrible, una madre anulada y una hermana, Marion, que terminaría suicidándose. Bernard fue un niño atormentado, y un adolescente y joven solitario, cómodo en el mundo de los libros y las ideas, exitoso con las mujeres, de fiesta en fiesta siempre con un condón en la cartera, mendigando amor y para luego despreciarlo.


Siguió los pasos de su padre y estudió medicina. Su primer contacto con el aborto fue cuando su novia quedó embarazada. Su padre le dio dinero para pagar el aborto, ilegal, que se complicó. Ella estuvo a punto de morir. Bernard la cuidó y se llenó de indignación social contra el aborto ilegal. Una vez graduado, entró en contacto con el mundo del aborto clandestino. En ese tiempo conoció al doctor Larry Lader, un médico a quien sólo le obsesionaba la idea de conseguir que la ley permitiese el aborto libre y barato. Para ello fundó, en 1969, la "Liga de Acción Nacional por el Derecho al Aborto", una asociación que intentaba culpabilizar a la Iglesia de cada muerte que se producía en los abortos clandestinos. En 1973 lograron que el Tribunal Supremo legalizara el aborto valiéndose de las siguientes estrategias:



1. Aliarse con los medios de comunicación: Los convencieron de que la causa pro-aborto favorecía a un avanzado liberalismo. Utilizaron la táctica de exaltar la propia mentira amañando el número de abortos ilegales que se producían anualmente en EUA. Esta cifra era de 100 000 aproximadamente, pero la que reiteradamente repetían los medios fue de 1 millón. El número de mujeres que morían anualmente por abortos ilegales oscilaba entre 200 y 250, pero la cifra que continuamente repetían los medios era 10 000. Una mentira, lo suficientemente reiterada, la hace verdad el público, pues a pesar de su falsedad, estas cifras fueron admitidas por muchos norteamericanos convenciéndoles de la necesidad de cambiar las Leyes sobre el aborto.


2. Jugar la carta del anticatolicismo: Atacaban a la Iglesia católica, calificando sus ideas sociales de retrógradas y atribuyeron a su jerarquía el papel del "malvado" principal entre los opositores al aborto permisivo. Los medios de comunicación repetían que la oposición al aborto procedía de dicha jerarquía y que los católicos pro-abortistas eran los inteligentes y progresistas. El hecho de que grupos cristianos no católicos, y aún ateos, se declarasen Pro Vida, fue constantemente silenciado.


3. Denigrar o ignorar cualquier evidencia científica de que la vida comienza con la concepción.Al poco tiempo, Bernard empezó a dirigir la mayor clínica abortista de Occidente, en Nueva York. Tenía 35 médicos a su cargo, con 85 enfermeras. Hacían 120 abortos cada día en 10 quirófanos. Durante los 10 años en que fue director, se realizaron 60 000 abortos. Además, supervisó 10 000 abortos y personalmente realizó 5 000. Por ello, actualmente se presenta como asesino de masas pues es directamente responsable por las muertes de 75 000 niños inocentes.Cuando fue director de la clínica se hizo de barcos, avionetas, fincas, mujeres, todo en base a una gran mentira, la mentira de que la persona en el vientre materno no vale nada. Incluso, años después otra novia quedó embarazada. Ella no quería abortar pero él la convenció. Quería el mejor abortista, y ése era él: lo hizo y así ejecutó a su propio hijo, fríamente, sin sentimiento, simplemente era un procedimiento quirúrgico más.Su cambio a favor de la vida comenzó con la llegada de los ultrasonidos. La Fetología demuestra la evidencia de que la vida comienza en la concepción y requiere toda la protección de que gozamos cualquiera de nosotros. Es un hecho claro que el aborto voluntario es una premeditada destrucción de vidas humanas. Es un acto de mortífera violencia. Debe de reconocerse que un embarazo no planificado plantea graves y difíciles problemas. Pero acudir, para solucionarlos, a un deliberado acto de destrucción supone podar la capacidad de recursos de los humanos; y subordinar el bien público a una respuesta utilitarista a un problema social.Finalmente Nathanson afirma "No puedo decir lo agradecido que estoy ni la deuda tan impagable que tengo con todos aquellos que han rezado por mí durante todos los años en los que me proclamaba públicamente ateo. Han rezado permanente y amorosamente por mí. Estoy totalmente convencido de que sus oraciones han sido escuchadas. Lograron lágrimas para mis ojos". Que estos testimonios nos den aliento para seguir orando por la defensa de la vida, por la conversión de quienes ahora defienden el crimen del aborto. Recordemos que hay más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión (Lucas 15:7).


Oración para todos los días


ORACIÓN ECUMÉNICA


Oh Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertosa causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén


ORACIÓN POR LA VIDA


Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén



Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana


Información de interés:


Saber más sobre esta campaña: 40 días por la Vida
Oración en otros idiomas: Oraciones

1 comentario:

  1. Hola amigos: vengo invitada por mi amigo en Jesús Salvador, creo que es una página necesaria y muy seria. Hay que rezar por los que participan en los abortos, por los médicos y todo el personal que le ayuda, pues muchos ni siquiera piensan en que están haciendo algo malo. en Cuba se practica desde hace muchos años un tipo de aborto que es muy fácil de realizar, siempre que se haga en las primeras 7 semanas y se llama aspiración. Los médicos que lo hacen no creen en ningún momento, que están matando a un ser humano completamente formado. El gobierno dictatorial de los Castro nos lavó tanto el cerebro a los médicos, que yo, personalmente, no lo entendí hasta que volví de nuevo a los brazos del Padre. Y siempre lamentaré cada cosa mal hecha que he apoyado. Pido perdón todos los días de mi vida y ahora lucho contra los asesinatos masivos que se están haciendo en todo el mundo.
    Seguiré este blog fielmente y rezaré por la Vida que nos ha sido dada gratuitamente para que la cuidemos.
    Saludos y bendiciones.

    ResponderEliminar