Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

miércoles, 18 de marzo de 2015

40 Días por la Vida - 18/3/2015


Los legítimos derechos de la mujer sobre su propio cuerpo terminan donde comienzan los derechos del niño concebido en su vientre."

CONFERENCIA EPISCOPAL COLOMBIANA

   
Bolivia_Padre Moguel Manzanera – manzaner@ucbcba.edu.bo         


Lectura para meditar (tomado del Evangelium Vitae)
« Llamados... a reproducir la imagen de su Hijo » (Rm 8, 28-29): la gloria de Dios resplandece en el rostro del hombre
35. El relato yahvista de la creación expresa también la misma convicción. En efecto, esta antigua narración habla de un soplo divino que es infundido en el hombre para que tenga vida: « El Señor Dios formó al hombre con polvo del suelo, sopló en sus narices un aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente » (Gn 2, 7).
El origen divino de este espíritu de vida explica la perenne insatisfacción que acompaña al hombre durante su existencia. Creado por Dios, llevando en sí mismo una huella indeleble de Dios, el hombre tiende naturalmente a El. Al experimentar la aspiración profunda de su corazón, todo hombre hace suya la verdad expresada por san Agustín: « Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti ».25
Qué elocuente es la insatisfacción de la que es víctima la vida del hombre en el Edén, cuando su única referencia es el mundo vegetal y animal (cf. Gn 2, 20). Sólo la aparición de la mujer, es decir, de un ser que es hueso de sus huesos y carne de su carne (cf. Gn 2, 23), y en quien vive igualmente el espíritu de Dios creador, puede satisfacer la exigencia de diálogo interpersonal que es vital para la existencia humana. En el otro, hombre o mujer, se refleja Dios mismo, meta definitiva y satisfactoria de toda persona.
« ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides? », se pregunta el Salmista (Sal 8, 5). Ante la inmensidad del universo es muy poca cosa, pero precisamente este contraste descubre su grandeza: « Apenas inferior a los ángeles le hiciste (también se podría traducir: « apenas inferior a Dios »), coronándole de gloria y de esplendor » (Sal 8, 6). La gloria de Dios resplandece en el rostro del hombre. En él encuentra el Creador su descanso, como comenta asombrado y conmovido san Ambrosio: « Finalizó el sexto día y se concluyó la creación del mundo con la formación de aquella obra maestra que es el hombre, el cual ejerce su dominio sobre todos los seres vivientes y es como el culmen del universo y la belleza suprema de todo ser creado. Verdaderamente deberíamos mantener un reverente silencio, porque el Señor descansó de toda obra en el mundo. Descansó al final en lo íntimo del hombre, descansó en su mente y en su pensamiento; en efecto, había creado al hombre dotado de razón, capaz de imitarle, émulo de sus virtudes, anhelante de las gracias celestes. En estas dotes suyas descansa el Dios que dijo: "¿En quién encontraré reposo, si no es en el humilde y contrito, que tiembla a mi palabra" (cf. Is 66, 1-2). Doy gracias al Señor nuestro Dios por haber creado una obra tan maravillosa donde encontrar su descanso ».26

Intención/motivación del día

Valentina ya no quiere morir, sino ayudar

Miguel Manzanera, SJ

Hace un par de semanas se publicó la triste noticia de que Valentina Mauriera, adolescente chilena, enferma de fibrosis quística, una enfermedad degenerativa e incurable, pidió a la Presidenta Michelle Bachelet tener una entrevista para que le autorice “para dormir para siempre”. Sabemos que la entrevista tuvo lugar y duró más de una hora, pero no se han conocido detalles de la misma.

Lo que sí se ha sabido es que Valentina ha hecho después unas declaraciones indicando que ha cambiado de actitud. Ahora ella desea vivir y ayudar a otros adolescentes que padecen la misma enfermedad para que no desesperen, sino que hagan frente a su situación terminal. Felicitamos a esta adolescente por esta valiente actitud solidaria.

Como era previsible, a raíz del primer mensaje de Valentina pidiendo morir, ya hubo varias personas, incluso parlamentarios, que en nombre propio o de las instituciones a las que representan, comenzaron una campaña para que en Chile se legalice la eutanasia. Para ello han desempolvado antiguos proyectos de ley que fueron rechazados. Ahora el argumento esgrimido es acceder al deseo de quienes piden ser ayudados para terminar su vida.

Esta propuesta basada en el deseo busca legalizar el derecho al suicidio. De hecho hay algunas  organizaciones, como Dignitas en Zurich, Suiza, que a cambio de un monto de dinero ofrecen los servicios de un suicidio asistido a pacientes que voluntariamente quieren terminar con su vida.
Dignitas ha aprovechado las leyes liberales, vigentes en Suiza, según las cuales una persona sólo puede ser llevada a juicio por ayudar a alguien a morir si actuó por su propio interés. La decisión de quitarse la vida, si se ejecuta, anula el derecho a rectificar que es lo que verdaderamente hace al hombre libre. Por eso el suicidio no se basa en un argumento válido, sino que es utilización abusiva de la libertad que la anula totalmente impidiendo cualquier rectificación.

La espiritualidad cristiana ayuda al paciente a superar las etapas negativas y poder llegar a una fase de alegría en medio del dolor. Esta última se da cuando el paciente se une a Cristo Jesús, el Dios-hombre que aceptó cargar con nuestros pecados en el madero de la cruz con la esperanza puesta en su Padre Dios, Juez Misericordioso. Esa esperanza le abrió el camino hacia la Vida Eterna en la resurrección.

Por ello la Iglesia quiere llevar un mensaje de esperanza a los enfermos terminales. Apoya la medicina paliativa para suprimir o aminorar el dolor de los enfermos, llegando en casos extremos a admitir también la sedación terminal que prevé que el paciente pueda quedar inconsciente en el momento de la muerte.
La atención espiritual  se completa con los sacramentos de la confesión, de la comunión y de la unción del enfermo con los que éste pueda vivir ya anticipadamente la alegría del encuentro definitivo con la Familia Divina Trinitaria, representada en la Familia de Nazaret, y con todos los hermanos redimidos por la sangre de Jesús.


ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana
ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén



Enlaces de interés
Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario