Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

viernes, 12 de octubre de 2012

40d por la Vida 2012 II - 18


Cuarenta días por la Vida
26 de Setiembre al 4 de Noviembre 2012
Día 18 – 13/10/2012

Venezuela_vilma andrade - vilmamandradem@yahoo.com.mx


 “Proteger la vida humana es un deber de todos, pues la cuestión de la vida y de su promoción no es prerrogativa solamente de los cristianos, sino que pertenece a toda conciencia humana que aspira a la verdad y se preocupa por la suerte de la humanidad”.

JUAN PABLO II

Reflexión

Tengamos presente a nuestros padres, quienes dijeron SÍ a la vida, pues hoy algunos padres se dejan llevar por quienes propagan la cultura de la muerte, por intereses económicos antivida y antifamilia.

Oración del día

Oremos por todos los padres para que comprendan el valor del Bautismo y tengan la alegría de ver a sus hijos renacer a la filiación divina.

Motivación del día
Los valores se forman en la familia, a partir de la convivencia cotidiana. Papá y mamá deben ser modelos de valores cristianos para sus hijos.

En la mayoría de los casos, actualmente los jóvenes padres proceden de familias disfuncionales, dado el gran número de  divorciados en nuestra sociedad y carecen de las figuras de padre y madre, modelando continuamente  valores pro vida, propios de un cristiano.

Por ello, debemos colaborar con la evangelización de  las familias con el firme propósito de dar a conocer a la Familia de Nazareth, como modelo único a seguir para alcanzar la verdadera felicidad en la vida familiar.

Ese ejemplo maravilloso de Jesús, María y José nos enseña a seguir los Mandamientos  y a amar al  Dios de la Vida por sobre todas las cosas, confiando en su Providencia y cumpliendo Su Voluntad con alegría en el corazón.

Fomentemos la vida de familia basada en el Evangelio, dando testimonio de amor, unidad, comprensión, respeto y colaboración entre todos sus miembros. Vivamos con valores, ética y dignidad cristiana.

Que Dios y Nuestra Madre Celestial nos ayuden en tan bella tarea.


ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

1 comentario:

  1. Nuestros hijos recibirán el testimonio de sus padres y sus criterios serán los de sus padres si sus padres buscan la verdad.

    Ellos también la buscaran a pesar de que se desvíen o se dejen arrastrar por los ambientes de los criterios del mundo.

    Lo que se respira en casa tendrá, tarde o temprano, su cosecha.

    Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

    ResponderEliminar