Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 30 de septiembre de 2012

40d por la Vida 2012 II - Día 5


Cuarenta días por la Vida
26 de Setiembre al 4 de Noviembre 2012
Día 5 - 30/9/2012

El Salvador_Sohad Margarita Alabí Méndez - sohad-alabi@hotmail.com


“El mundo se resiste a creer palabras que no van acompañadas de un testimonio de vida”.

JUAN PABLO II

Reflexión

El conocimiento de los riesgos del aborto, hará que disminuya el número de abortos.

Oración del día

Oremos para que la gente entienda que ellos y todos nosotros, le pertenecemos a Dios.

Motivación del día

¡ Cuántas veces nuestro corazón se ha estremecido ante la crueldad del holocausto nazi ¡ y si no estuviera documentado quizá muchos pensaría que no fue realidad …  Tristemente nosotros estamos viviendo una realidad mucho mas cruel : el flagelo del aborto que es un holocausto terrible en el que están muriendo ‘legalmente’ millones de inocentes.  Y cuyas consecuencias para el niño no nacido, para la mujer, para otras personas y para la sociedad podemos leer ampliamente en la página web de vida humana Internacional y en otras que ponen todo su empeño en defender a los más indefensos : los bebés en el vientre de su madre.

El mensaje de este día inicia con una frase de nuestro recordado Beato Juan Pablo II
"“El mundo se resiste a creer palabras que no van acompañadas de un testimonio de vida”, es por ello que quiero compartir la reflexión recordando la vida de una mujer que luchó por defender la vida, incluso con el riesgo de perder la suya.
Se trata de Irena Sendler, cuyo artículo escrito por Angeles Caso comparto con ustedes  al final de la motivación del día
Debemos ser valientes  y alzar nuestra voz, ser instrumentos para que el mundo conozca los riesgos que implica un aborto y como al final son 2 vidas las que se pierden pues la madre también es una víctima y es necesario difundir la realidad que los hijos de las tinieblas se empeñan en ocultar.  Los que por misericordia de Dios hemos sido llamados a luchar como hijos de la luz debemos dar a conocer la verdad a nuestras familias, amigos, en puestras parroquias, donde El Señor nos llame a propagar la dura realidad que encierra el aborto, sin perder de vista que generalmente mas graves que las consecuencias físicas son los daños psicológicos y espirituales que se presentan con el síndrome post- aborto.
Sabemos que la base de todo nuestra acción apostólica pro-vida es la oración, sin Dios nada podemos hacer, por eso en esta campaña nos unimos en oración por la conversión de los abortistas y los dirigentes de las naciones que promueven leyes antivida, pidamos que la mano de Dios toque sus corazones y acepten la verdad de nuestro valor como hijos de Dios y por tanto de que toda vida es sagrada, como se titula una albanza a la vida que Dios me permitió escuchar mientras preparaba este mensaje y que termina diciendo ante un embarazo no planificado : “y es que no hay una salida fácil, aunque la queramos inventar y aunque las leyes cambien lo verdadero permanecerá”
Comparto el link de este hermoso canto pro vida para que puedan utilizarlo en la misión que Dios les ha confiado, “Toda vida es sagrada” interpretada por Kiki Troia y Martín Valverde   http://www.youtube.com/watch?v=xpAPrFLDgqA 
Que sea El Señor, nuestro Dios quien nos de la fortaleza y demás dones necesarios para luchar por la vida, arriesgando incluso nuestra propia vida, defendiendo así lo bueno, lo justo, lo verdadero, defendiendo la vida como lo hizo Irena Sendler y como hoy día lo hacen muchas personas alrededor del mundo, pienso, por ejemplo en esos héroes silenciosos que oran en las entradas de los centros de abortos, siendo víctimas en muchas ocasiones de malos tratos y persecuciones, ese testimonio de vida tocará muchos corazones que se convertirán con la gracia de Dios en apóstoles pro vida.
Y aunque a veces la lucha sea cuesta arriba,  ¡ánimo! no estamos solos, como el Apóstol Pablo digamos : “Todo lo puedo en Dios que me fortalece” (Fil. 4, 13)
Que Dios les bendiga abundantemente.
 La mujer más bella

Irena Sendler acaba de fallecer a los 97 años. Probablemente ese nombre no les diga gran cosa, porque su vida transcurrió casi hasta el final silenciosa y oculta. Ella fue, sin embargo, uno de los seres más luminosos que alumbró el s. XX. Irena nació cerca de Varsovia en 1910, hija de un médico que le transmitió un principio crucial en su vida: "Aunque no sepas nadar, si ves a alguien ahogándose, lánzate a salvarlo".
En 1939, en el momento en que Polonia fue conquistada por la Alemania nazi, trabajaba como enfermera en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia. Cuando en 1942 todos los judíos de la ciudad y el entorno (450.000 personas) fueron encerrados en el gueto, antes de ser enviados a los campos de exterminio, los nazis encargaron a los médicos y enfermeras polacos que vigilasen el lugar para evitar que se propagase alguna epidemia grave.
Irena comprendió en seguida que aquellas personas estaban condenadas a la muerte y, llena de compasión y valentía, decidió-o salvar a todos los niños que pudiera. Fue difícil convencer a las familias que debían separarse de sus hijos, pero lo logró en 2.500 casos: 2.500 criaturas que fueron sacadas del gueto por ella con todos los medios a su alcance. A algunos los declaró enfermos de tifus y se los llevó con el permiso de los nazis para evitar un supuesto contagio. A otros muchos los escondió como pudo, con la complicidad de buenas gentes: en sacos de patatas o de basura, cajas de herramientas y hasta ataúdes.
Consiguió documentación falsa para todos ellos y fue instalándolos entre diversas familias que se prestaron a colaborar en aquella maravillosa y arriesgada operación de salvamento. A la vez, organizó un archivo en el que figuraban los nombres verdaderos de sus niños junto con los falsos, además de sus nuevas direcciones y lo guardó en botes de conserva en el jardín del vecino.
En octubre de 1943, Irena Sendler, tal vez traicionada por alguien, fue detenida por la Gestapo y llevada a la prisión de Pawiak. Allí fue sometida a terribles torturas, durante las cuales le rompieron las piernas y los pies. Sin embargo, no desveló el escondite de uno solo de los críos. Condenada a muerte, se salvó porque el soldado que debía ejecutarla fue sobornado por miembros de la resistencia y la dejó escapar. Al final de la guerra, tras realizar un esfuerzo ingente, logró devolver a todos los niños con los familiares o los seres cercanos que habían sobrevivido al holocausto.
Irena pasó la mayor parte del resto de su vida en silla de ruedas a consecuencia de las heridas causadas de la tortura. Vivió callada, sin jactarse de lo que había hecho, rechazada además por el régimen comunista, del que ella, como buena católica, era enemiga. Hasta que su nombre y su rostro aparecieron en un periódico y fue reconocida por algunos de aquellos pequeños a los que había salvado, ya adultos. Vivió sus últimos años en un asilo en Varsovia, rodeada de ramos de flores que le enviaban sus protegidos y sus descendientes y recibiendo a menudo sus visitas.
He podido contemplar fotos de ella poco antes de morir, con su pelo blanco, su maravillosa sonrisa y sus ojos alegres: es, se lo aseguro, la mujer mas bella que he visto jamás. El rostro mismo de la bondad.


ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario