Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

miércoles, 25 de febrero de 2015

40 Días por la Vida - 26/2/2015

“Reza como si todo dependiera de Dios, trabaja como si todo dependiera de ti”
SAN AGUSTÍN

México_Guetty Rafaela Colin Acevedo - guetty.colin@gmail.com

Lectura para meditar (tomado del Evangelium Vitae)

« ¿Qué has hecho? » (Gn 4, 10): eclipse del valor de la vida

15. Amenazas no menos graves afectan también a los enfermos incurables y a los terminales, en un contexto social y cultural que, haciendo más difícil afrontar y soportar el sufrimiento, agudiza la tentación de resolver el problema del sufrimiento eliminándolo en su raíz, anticipando la muerte al momento considerado como más oportuno.

En una decisión así confluyen con frecuencia elementos diversos, lamentablemente convergentes en este terrible final. Puede ser decisivo, en el enfermo, el sentimiento de angustia, exasperación, e incluso desesperación, provocado por una experiencia de dolor intenso y prolongado. Esto supone una dura prueba para el equilibrio a veces ya inestable de la vida familiar y personal, de modo que, por una parte, el enfermo —no obstante la ayuda cada vez más eficaz de la asistencia médica y social—, corre el riesgo de sentirse abatido por la propia fragilidad; por otra, en las personas vinculadas afectivamente con el enfermo, puede surgir un sentimiento de comprensible aunque equivocada piedad. Todo esto se ve agravado por un ambiente cultural que no ve en el sufrimiento ningún significado o valor, es más, lo considera el mal por excelencia, que debe eliminar a toda costa. Esto acontece especialmente cuando no se tiene una visión religiosa que ayude a comprender positivamente el misterio del dolor.

Además, en el conjunto del horizonte cultural no deja de influir también una especie de actitud prometeica del hombre que, de este modo, se cree señor de la vida y de la muerte porque decide sobre ellas, cuando en realidad es derrotado y aplastado por una muerte cerrada irremediablemente a toda perspectiva de sentido y esperanza. Encontramos una trágica expresión de todo esto en la difusión de la eutanasia, encubierta y subrepticia, practicada abiertamente o incluso legalizada. Esta, más que por una presunta piedad ante el dolor del paciente, es justificada a veces por razones utilitarias, de cara a evitar gastos innecesarios demasiado costosos para la sociedad. Se propone así la eliminación de los recién nacidos malformados, de los minusválidos graves, de los impedidos, de los ancianos, sobre todo si no son autosuficientes, y de los enfermos terminales. No nos es lícito callar ante otras formas más engañosas, pero no menos graves o reales, de eutanasia. Estas podrían producirse cuando, por ejemplo, para aumentar la disponibilidad de órganos para trasplante, se procede a la extracción de los órganos sin respetar los criterios objetivos y adecuados que certifican la muerte del donante.


Intención/motivación del día

En esta ocasión quiero compartir el testimonio de una familia valiente que dijo si a la vida, incluso contracorriente.

Después de tres hijos, recibieron la noticia de un nuevo bebé. Todo fue alegría, los papás felices, los hermanos contentos, incluso cambiaron de coche para recibir a la nueva integrante de su familia.

Todo iba normal con el embarazo, cuando en una de las revisiones detectaron un posible problema con la bebé. Se hicieron estudios y se confirmó que, tenía varios problemas que no hacían viable su vida. La recomendación fue un aborto terapéutico. En Holanda, país en el que habita esta familia, es normal que las mujeres practiquen aborto terapéutico, así que lo extraño fue cuando los papás dijeron que no, que seguirían con su bebé hasta el final. Fue un proceso doloroso, pero lleno de bendiciones. En un país en el que el aborto y la eutanasia son legales y ampliamente promovidos, encontrar el testimonio de una familia que defienda la vida de su bebé fue de mucho impacto.

La pequeña Tonantzin (de origen náhuatl, es como San Juan Diego se dirigía a la Virgen de Guadalupe) luchó por su vida junto con su familia. Sin embargo, en el séptimo mes de embarazo, su corazón dejó de funcionar y falleció. Su vida fue corta, pero tuvo sentido. Dios así la pensó y sus planes son perfectos. El proceso ha sido difícil para estos papás que ansiaban tener a su hija en sus brazos, pero los ha fortalecido en fe y amor a Dios y la vida.

Hoy pido por todas esas madres y padres valientes que dicen si a la vida, aún contracorriente. Que no se dejen convencer en esos momentos tan vulnerables, pues no faltan comentarios que dicen que no tiene sentido seguir con un embarazo que dará como resultado un bebé enfermo o que no vivirá mucho tiempo, y salgan fortalecidos de una experiencia que resulta dolorosa pero también derrama muchas bendiciones en esas familias.

Pido por esas mamás que se quedan con los brazos “vacíos” pues no tienen un bebé que abrazar, amamantar y amar. Pido también por esas mamás que tienen oportunidad de hacerlo pero ellas mismas se la niegan al pensar que el aborto es la solución.

Anexo unas fotos, para que seamos cada vez más conscientes de que los bebés tienen rostro desde el seno materno, son alguien y no algo.

   

La pequeña Tonantzin, fallecida a los 7 meses de gestación


La familia completa con el cuerpito de Tonantzin

Agradezco a la familia Doe Flores por permitirme compartir su testimonio. También agradezco, en nombre de ellos, a todos los que hagan una oración por esta familia valiente.



ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén
Enlaces de interés
Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario