Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

sábado, 16 de marzo de 2013

40d por la Vida 2013_I 33


Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2013
Día 33 – 17/3/2013

Colombia_Margarita Gnecco - margaritagnecco@etb.net.co   

“Si queréis actuar a toda hora como señores de vosotros mismos, os aconsejo que pongáis un empeño muy grande en estar desprendidos de todo, sin miedo, sin temores ni recelos. Después, al atender y al cumplir vuestras obligaciones personales, familiares..., emplead los medios terrenos honestos con rectitud, pensando en el servicio a Dios, a la Iglesia, a los vuestros, a vuestra tarea profesional, a vuestro país, a la humanidad entera. Mirad que lo importante no se concreta en la materialidad de poseer esto o de carecer de lo otro, sino en conducirse de acuerdo con la verdad que nos enseña nuestra fe cristiana: los bienes creados son sólo eso, medios. Por lo tanto, rechazad el espejuelo de considerarlos como algo definitivo.”

San J. ESCRIVÁ DE BALAGUER

Reflexión

La violencia solo engendra más violencia y la paz solo se puede construir, con la ayuda de Dios, con justicia y solidaridad.

Oración del día

Oramos para que la sociedad vea que no puede amar a las mujeres mientras mata a sus hijos, y no puede salvar a los niños si no ayuda a sus madres. Oremos para que la gente sea tocada de manera muy especial por la pregunta que propone el derecho a la Vida ¿Por qué no amarlos a ambos?.

Motivación del día

Los  padres deben enseñar a los hijos a crecer en una justa libertad.  La virtud de la templanza debe impregnar la formación  de niños y jóvenes. Es una gran defensa frente a la agresividad de  un ambiente materialista, relativista y hedonista.

Guetti Rafaela Acevedo, en el 2do día de esta Campaña, nos invitó a ver el testimonio de Patricia Sandoval en EWTN, una joven que inició su vida sexual desde  muy joven y pasó por toda clase de tristes experiencias. Cuando el entrevistador le pregunta: ¿Cuál crees tú que es la raíz del problema? ¿Por qué crees que tus amigas te presionaban?   Ella responde, “ -Porque los padres no hablan de castidad a sus hijos” 

¿Por qué debemos enseñar castidad a los hijos?

a)    Porque  hombre y mujer somos creados a imagen y semejanza de Dios.
b)   Porque Dios creó al hombre y a la mujer, los constituyó cabeza de toda la creación para que alcanzaran el Cielo. Se sirvieran de ésta como medio y no como fin 
c)    Porque es la virtud que preserva la dignidad del ser humano.
d)   Porque  fuimos comprados a una gran precio, con la Sangre de Cristo.
Jesús le confirió una particular dignidad al hombre y a la mujer, al asumir la naturaleza humana: Realizó la redención del hombre y del universo material.
e)  Porque nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo.  El mismo Espíritu que habitó en Jesús, habita en nosotros. En mí, está Dios presente.

Tomemos como ejemplo el Cáliz consagrado para la liturgia de la Misa y en donde se guarda el vino; sería un sacrilegio llenarlo de una bebida gaseosa. Pues, nuestro cuerpo es mucho más que una copa sagrada. En mí se realiza el don de la vida.   ¿Qué tal si alguien sacrílegamente pintara las paredes de una  catedral,  un templo consagrado a Dios?  Pues,  mi cuerpo y los cuerpitos de los niños por nacer, son mucho más importantes que una Catedral.

 Las consecuencias del pecado de la pureza son nefastas. Y veamos ¿por qué?
  
a)    Me impide rezar. Cuando se comete un pecado contra la pureza, poco a poco nos vamos apartando de Dios y  se termina perdiendo la fe. Por eso es tan importante incrementar la oración en caso de caer en un pecado contra la pureza. “Lámpara  es su palabra, para mis pasos, y Luz que ilumina mi sendero” Salmo 18
b)   Crea la imposibilidad de ver a Dios en el prójimo, en los demás. De esta manera se comenten los abortos  por ejemplo, porque en el bebé no se ve a una criatura de Dios, ni la dignidad de mi cuerpo.
c)     Nos reprime para descubrir la voluntad de Dios. A la samaritana Jesús le dice: “Si tu conocieras el don de Dios. Ella no podía, porque estaba apartada de Dios, porque estaba en pecado, porque tenía muchos maridos. Así no somos capaces de percibir a la Iglesia como la Institución poseedora de las gracias de Dios.
d)   La impureza nos hace esclavos y nos impide amar. Nos imposibilita despertar de nuestro estado de pecado. Dios creo la unión de la pareja en el amor perfecto de entrega y búsqueda de la felicidad y perfección del otro. Que en la relación entre un hombre y una mujer, se proponga sinceramente su complementariedad y su amor.  Pero cuando se tienen relaciones prematrimoniales desaparece el compromiso de sus vidas. Cuando entra el pecado en un noviazgo, se destruye el amor, la libertad. Cuando  empleamos la inteligencia y ejercemos la voluntad, podremos vivir de acuerdo a las leyes de Dios, nos hace libres.
e)    La impureza marca la vida. El pecado mortal,  siempre es pecado y siempre ofende a Dios y al prójimo. San Pablo nos dice: “No sigan engañándose: ni inmorales, ni idólatras, ni adúlteros ni afeminados, ni homosexuales…heredarán el Reino de Dios.” (1 Corintios 6: 9-10)

“La familia, tal como Dios lo ha querido, es el lugar idóneo para que con el amor y el buen ejemplo de los padres, de los hermanos y demás  componentes del ámbito familiar, sea una verdadera  “escuela de virtudes”.   Juan Pablo II.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario