Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

miércoles, 10 de octubre de 2012

40d por la Vida 2012 II - 16


Cuarenta días por la Vida
26 de Setiembre al 4 de Noviembre 2012
Día 16 – 11/10/2012

España_ Marta Velarde  - martavmayol@gmail.com

“El mundo sufre porque no hay tiempo para los hijos, no hay tiempo para los esposos, no hay tiempo para disfrutar la compañía de otros.".

BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA

Reflexión

El Espíritu Santo es el Defensor: Él ruega por nuestra causa, ya que no podemos salvamos a nosotros mismos..

Oración del día

Oremos por todos los hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana y por sus flageladores, para que se acojan al Corazón Misericordioso del Padre..

Motivación del día

Salvando vidas en la puerta de las clínicas de abortos

Semana tras semana, los rescatadores a las puertas de algunas clínicas de abortos de Madrid intentamos dar una última oportunidad a las mujeres que deciden abortar. Sabemos que unas palabras con respeto y mucha entrega, pueden salvar una vida. Cada viernes por la tarde se pone en marcha la escuela de rescatadores Juan Pablo II. La mayoría son universitarios pero también acuden a prender de otras edades y condiciones. Los más veteranos, algunos con décadas de experiencia en hacer rescates, enseñan a escuchar y hablar con las mujeres, siempre sin avasallar y ofreciéndoles su ayuda no solo durante el embarazo sino mientras nos necesiten. Cada día hacemos más rescates.
Algunos rescatadores son heroicos, después de madrugar toda  semana, acuden al abortorio a las 8 de la mañana de los sábados y algunos domingos para hacer rescates. Como le comentó un rescatador a su mujer un sábado por la mañana: “no sé que estoy haciendo en casa pudiendo ir al abortorio a salvar bebes”. Este rescatador cuando hizo su primer rescate le ofreció a la embarazada su apoyo para toda la vida. Sabemos que así será.
No somos una organización, no podemos serlo, somos David contra Goliat, pero intentamos organizarnos. Cuando hacemos rescates entre semana la clínica siempre emprende una guerra contra nosotros. Como nos dijo un enfermero de la clínica de abortos: “me estáis ahuyentando a la clientela”, a lo que contesté: “yo creía que eran pacientes”. Cada rescate es una alegría colectiva. Nos da fuerzas para aguantar las amenazas del personal sanitario de la clínica, de muchos padres que obligan a abortar a sus hijas y de tantas veces que nos amenazan, insultan, nos agreden, nos pinchan las ruedas de los coches o lanzan a la policía contra nosotros.
Todas las semanas se repiten algunas escenas: chicas que salen llorando del abortorio. Cuando nos acercamos a ellas nos comentan: ¿por qué no estabais cuando entré a hacerme el aborto? Los rescatadores nuevos pasan días con esas escenas en su mente. Siempre les decimos que hay que estar serenos, porque de nosotros dependen muchas vidas.
Algunas escenas se nos clavan en la mente, como algunas adolescentes que entran a abortar arrastradas por sus padres y nos miran con una cara de pena que te rompe el corazón. Recuerdo una chica muy joven que nos escuchaba guardando la tarjeta de ayudas que les damos y nos decía: “por favor convenced a mi madre, yo quiero tenerlo”. La madre llamó a la policía y nos pusieron cuantiosas multas. Un día en rescates llegamos a contabilizar en 1 hora 17 chicas chinas que les habían hecho el aborto en serie.  O los furgones de la Guardia Civil con presas para que se realicen el aborto. Pero quizás una de las escenas más tristes es cuando vemos a una familia con niños, que no quieren tener el tercero o abortan los hijos impares para guardar distancia entre dos. Muchas veces, las hijas acompañan a las madres que se van a hacer un aborto. Las miramos con pena, si conseguimos hablar con la adolescente la preguntamos qué piensa al acompañar a su madre al abortorio. La mayoría se quedan en silencio, callan.
Un día, una chica de origen ruso al hablar con ella nos comentó que solo iba a recoger información. Los rescatadores más veteranos sabemos que la mayoría de los casos ya tienen cita para abortar. Nos escucho un buen rato. Nos dejó llevarla a hacerse una ecografía para ver si realmente estaba de las 13 semanas de embarazo tal y como afirmaba la clínica de abortos. Como suele pasar, estaba de 21 semanas (los abortorios siempre las dicen que está de menos tiempo para no tener que justificar el aborto, ya que en España se aborta sin ninguna causa hasta la 14 semana). A la vuelta de la ecografía, la acompañamos al metro. No nos quitaba ojo. Nos preguntó si nos pagaban por hacer esto, la dijimos que no, que algunos venían del trabajo sin comer. Nos preguntó si éramos católicos. La dijimos que nosotros si éramos católicos. Nos comentó que si a ella la admitirían en la Iglesia. Nos miramos y no supimos que decirla. Ese día nos volvimos a casa muy felices.
Los rescatadores sabemos que unos minutos pueden cambiar la vida de una madre. Hay que intentar no desanimarnos y ser muy humildes. Estamos ahí para salvar vidas. Y saber siempre, que Dios sabe más. 

Marta Velarde




ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario