Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

miércoles, 15 de febrero de 2012

2012 I: 40 días por la Vida - Día 2

Cuarenta días por la Vida
14 de Febrero al 24 de Marzo 2012
Día 2
15/2/2012

Argentina_Jorge Scala - joscala@onenet.com.ar

“Ante la norma moral que prohíbe la eliminación directa de un ser humano inocente `no hay privilegios ni excepciones para nadie”

JUAN PABLO II

Reflexión

Al Ascender al Trono de Dios Padre, Cristo toma nuestra naturaleza humana la cual nos fue dada en el vientre de nuestras madres, y la lleva hacia lo más alto del Cielo. Él nos demuestra que los seres humanos hemos sido creados para ser elevados al cielo y no para ser descartados al fondo de los basureros.

Oración del día

Oremos para que el mundo entero comprenda esta verdad y rechace el aborto.

Motivación del día

Soy consultor de varias páginas web. El 11.5.11 recibí un correo electrónico, por el que una mujer casada me contó que estaba embarazada de 25 semanas, de un bebé con malformaciones y que le habían sugerido realizar un aborto. Luego de algunos detalles del caso preguntaba si había alguna solución. Al rato le respondí como mejor pude, dándole argumentos para que continuara con el embarazo. Poco rato después me respondía diciéndome que se llamaba Sonia y es de Costa Rica y que mis palabras la habían confortado mucho. Después de este mensaje nos cruzamos varios mensajes más, en uno de ellos le comentaba que en octubre iría a San José de Costa Rica. El 14 de julio recibí otro mensaje de Sonia donde me contaba los últimos momentos de su hijo Isaac, nombre que le habían puesto con Sergio su esposo. Nos encontramos los tres en San José y tuvimos este diálogo:

            -Jorge: Sonia, ¿cómo diste con mi dirección de correo electrónico?

            -Sonia: No lo se muy bien. Llevaba más de un mes desconsolada con el tema, sin saber qué hacer, a pesar del apoyo de Sergio, mis padres, hermanos, suegra y tías. Entonces una gran amiga, Sandra, me dio la dirección de una página web, diciéndome que allí podría encontrar una respuesta a mis dudas. Como no tengo internet en casa, fui a casa de mamá y empecé a navegar por la página indicada. Leí muchas cosas, pero no tenían nada que ver con mi problema. De repente, en la parte de arriba y a la derecha de la pantalla empezó a surgir una luz que se encendía y se apagaba constantemente. Y cuando estaba encendida decía la palabra "ayuda". Al principio desconfié; pero luego algo me impulsó a clickear donde decía "ayuda". Cuando lo hice apareció en la pantalla un listado de 20 nombres y al lado de cada uno de ellos una dirección de correo electrónico. Leí todos los nombres y no conocía a nadie. Sentí otro impulso y clickee la dirección del último nombre. Era la tuya.

            Estuve un rato en la casa de mamá, pero se hizo tarde y tenía que regresar a  casa. Estaba casi segura que nadie me iba a contestar. Sin embargo, antes de irme, revisé el correo electrónico a ver si había llegado alguna respuesta. Para mi sorpresa estaba tu respuesta. La leí, e inmediatamente supe que tenía que continuar con el embarazo y, simultáneamente, tuve una gran paz. La paz que no había tenido durante todo ese tiempo. Enseguida llamé por teléfono a Sergio al trabajo, para decirle que ya tenía la decisión, que seguiría con el embarazo y que estaba muy feliz de eso.

-Sergio: Cuando hablé con Sonia me quedé asombrado, porque esa mañana ella estaba muy deprimida e indecisa, y ahora estaba completamente cambiada. Le pregunté qué le había pasado, y Sonia me contó brevemente lo que había sucedido. Seguí trabajando, pero tenía una gran intriga por saber qué podía decir ese mensaje. Ni bien regresé a casa, Sonia me entregó el papel impreso con tu respuesta. Cuando la leí me sucedió lo mismo que a ella: estaba clara la decisión de no abortar y me llené de paz.

            -Jorge: No recuerdo lo que les escribí en el mensaje. En realidad cuando recibes uno de esos pedidos de ayuda, sin conocer a la persona ni sus circunstancias, es muy difícil responder de modo que tus palabras lleguen al corazón de esa persona. En esos casos lo que hago es encomendarme al Espíritu Santo y tratar de dejarme llevar por El. En realidad no importan tanto mis palabras, sino lo que Dios puede decirle a un corazón bien dispuesto. Sonia, ¿qué te pareció mi respuesta?.

-Sonia: Tu mensaje me pareció muy fuerte, duro. Pero decías la verdad. Comprendí claramente que esas palabras eran la verdad, y eso me movió a tomar inmediatamente la decisión de continuar con el embarazo. Ya no tuve más dudas y me envolvió la paz. Imaginé que un ángel me había escrito…

-Sergio: Yo tuve la misma impresión. Lo leí y comprendí todo.

-Sonia: Bueno, la verdad es que, aunque la decisión estaba tomada y nunca tuve dudas, algunos días estaba como deprimida y triste. Cuando me pasaba eso, inmediatamente volvía a leer tu primer mensaje, y me volvía la paz y la serenidad. Más adelante nos empezamos a preguntar por Sergio qué mensaje nos traía nuestro hijo, cuál sería el sentido de su venida en estas condiciones. Algún sentido tenía que tener y era muy importante para nosotros descubrirlo. Lo primero que se nos ocurrió fue ponerle un nombre a nuestro hijo. Y lo llamamos Isaac. Porque Isaac fue ofrecido a Dios por su padre Abraham. Nosotros también le ofrecimos a Dios la vida de Isaac. Pero ¿cuál es el mensaje que nos iba a dejar Isaac?. Todavía no lo sabíamos.

            Un día descubrimos cuál podría ser el sentido de la vida de Isaac. Pensamos con Sergio que habría otros matrimonios que estarían pasando por una situación similar a la nuestra. Y quizá ellos no tendrían quien pudiera ayudarlos a superar ese momento, o peor aún, que los aconsejaran mal. Nos planteamos que quizá nosotros podríamos ayudar a esas personas; y eso le habría dado un valor muy grande a la vida de Isaac.

            Entonces empezamos a comentar esto con las personas que nos estaban atendiendo. Comenzamos con la ginecóloga. Le contamos la decisión de continuar con el embarazo y lo que había sucedido para que tomáramos esa resolución. Ella respetó mucho nuestra decisión, nos apoyó y siempre hizo todo lo que estuvo a su alcance en todo momento. Hizo gestiones y consiguió que me hicieran gratuitamente ecografías todas las semanas, para controlar la evolución de Isaac. Además me llamaba por teléfono todos los días para preguntarme cómo estaba, si necesitaba algo, etc., todo con mucha atención y cariño.

            -Sergio: Bueno, la verdad es que cuando notaba que Sonia podía estar mal, por la conversación del día anterior, me llamaba primero por teléfono a mí, para asegurarse que su llamada a Sonia no fuera perjudicial. Una vez que se aseguraba que todo iría bien, inmediatamente llamaba a Sonia por teléfono.

            -Sonia: Fue muy emocionante la delicadeza con la que la ginecóloga nos comentó que Isaac había fallecido antes de nacer. Nos contó que su corazoncito ya no latía más. Por su enfermedad no sabía si verlo o no. No me lo dejaron ver. Pero Sergio le sacó una foto, me la mostró y la guardo con todo cariño.

            También hablamos con la psicóloga y le comentamos nuestras ganas de ayudar a otras personas que estén pasando por la misma situación. Hace unos días la psicóloga nos llamó por teléfono, pidiéndonos autorización para darle a un matrimonio nuestros teléfonos, recomendándoles que nos llamen para conversar con nosotros. Tenemos mucha ilusión con esa primera entrevista.

            -Sergio: Nuestro proyecto –de momento no es más que eso-, es crear una Fundación, que pueda dedicarse a este trabajo de ayuda a los matrimonios que estén pasando por el mismo caso. Nos parece que cuando el proyecto esté en marcha, la vida de Isaac habrá sido muy importante.

            -Jorge: Bueno, ahora me toca a mí comentarles algunas cosas que Uds. no conocen: En las páginas web en las que estoy, en ninguna figuro con otras 19 personas, en un listado renglón por renglón y, además no hay forma de acceder a esas páginas por una señal luminosa que diga “ayuda”;

Este rato que estamos pasando juntos ha sido para mí como un anticipo del Juicio Universal. He dado muchas respuestas a consultas por correo electrónico: algunas resueltas favorablemente, otras negativamente y unas cuantas sin un mensaje posterior, de modo que no puedo saber el resultado. Sin embargo, nunca hasta este momento, había conocido personalmente a ninguno de mis interlocutores. Uds. son los primeros. Y como el Juicio Universal tiene el sentido de hacernos conocer la proyección de nuestras obras -buenas y malas-, en los demás. Esta conversación es un anticipo del Juicio Universal. Dios no nos deja ver las consecuencias de nuestras buenas obras, porque sabe que nos volveríamos muy soberbios. A veces, El quiere confortarnos y alentarnos a seguir en el buen camino, y para eso nos muestra un poquito del bien que –con su gracia-, hemos hecho. Aquí lo estoy viviendo.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario