Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 24 de febrero de 2011

Cuarenta Días por la Vida 2011_1_12

Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2011
Día 12

Jueves, 24 de febrero de 2011
Honduras_María Elena de Quan - malenadequan@gmail.com

"El aborto no es sólo matar el fruto inmaduro del vientre, sino toda acción que de cualquier modo y en cualquier momento conduzca a su muerte. El castigo afecta a todos los que intervienen en el aborto y no sólo a la madre que mata o hace matar a su hijo".

CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA

Reflexión

El aborto mata la paz del mundo... Es el peor enemigo de la Paz, porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte? ¿que te impide matarme? Ya no queda ningún impedimento.

Oración del día

Oremos por todas las familias separadas para que, apoyadas en la Cruz de Cristo, consigan la gracia de la reconciliación.

Motivación del día

LOS MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS.

La Ley Moral grabada en nuestros corazones, está recogida y promulgada en los Mandamientos de la Ley de Dios. “Si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos”. Los Mandamientos nos muestran el verdadero actuar del hombre para ser verdaderamente hombre, y para vivir como hijo de Dios.

No hay ningún amor, ningún cariño, por legítimo que sea, con títulos suficientes para pasar por encima del Amor de Dios. Jesús, recogiendo lo que decía la Antigua Ley, resumió los deberes del hombre para con Dios en estas palabras: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.
¿Qué nos manda, pues, este Mandamiento? En primer lugar, vivir de Fe, de Esperanza y de Caridad: que nuestra vida sea realmente teologal, que tenga a Dios como centro. En segundo lugar, dar a Dios el culto debido. Finalmente, evitar todo pecado, que es siempre ofensa a Dios: especialmente los que van contra las tres virtudes teologales.

AMAR A LOS DEMÁS:
“Amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”

5º mandamiento:
NO MATARÁS.
Aprender a querer y a respetar a todos, es la escuela de Jesucristo. “Yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre, que está en los cielos, que hace salir el sol sobre buenos y malos y llueve sobre justos e injustos. Pues si amáis a los que os aman ¿Qué recompensa tendréis? ¿No hacen esto también los publicanos?… Sed pues perfectos como vuestro Padre celestial” (Mt 5, 43-48)

Pecados contra el quinto Mandamiento. Uno de los signos trágicamente negativos de nuestros tiempos es la “Cultura de la muerte”: El aborto, la eutanasia, el suicidio, el homicidio voluntario.

EL ABORTO
CIC 2270-2271
La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida. Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses te tenía consagrado (Jr 1, 5; Jb 10, 8-12; Sal 22, 10-11).
Y mis huesos no se te ocultaban, cuando era yo hecho en lo secreto, tejido en las honduras de la tierra (Sal 139, 15).

Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral.

Dios, Señor de la vida, ha confiado a los hombres la excelsa misión de conservar la vida, misión que deben cumplir de modo digno del hombre. Por consiguiente, se ha de proteger la vida con el máximo cuidado desde la concepción; tanto el aborto como el infanticidio son crímenes abominables (GS 51, 3).

El respeto de la dignidad de la persona. El respeto del alma del prójimo: el escándalo. El escándalo es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal, a pecar. El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo, hace el oficio de diablo.
Se impone educar en la templanza. Esta virtud cardinal conduce a evitar toda clase de excesos: uso de drogas, abuso de la comida –o su omisión-, del alcohol, del tabaco y de las medicinas; de la pereza, de la sexualidad o del excesivo descanso.

Educar para la Paz. El respeto y el desarrollo de la vida humana exigen la PAZ. La paz es obra de la justicia y efecto de la caridad. La paz terrenal es imagen y fruto de la paz de Cristo, “príncipe de paz”. Recordando el precepto “no matarás”, Nuestro Señor pide la paz del corazón y denuncia la inmoralidad de la cólera homicida y del odio. La cólera es un deseo de venganza. El odio voluntario es contrario a la caridad.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:

mira, Padre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de tu Nombre.

Amén


ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,

Madre de los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar

con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador

y amante de la vida.

Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana


Enlaces de interés:

¿Para qué el ayuno?


Conocer más sobre esta campaña


Conocer los coordinadores por países


Unirse a la campaña


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)


Ver todos los mensajes de la presente campaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario