Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

miércoles, 2 de julio de 2014

El aborto, ¿crimen contra la humanidad?


Monseñor Gea Escolano
Martes 1 de julio de 2014 8:43h

 Artículo de Monseñor Gea Escolano: “No sé cómo ni de qué manera se podría conseguir que el Gobierno que autorice el aborto se sentase en el banquillo de los acusados para ser juzgados por crímenes contra la humanidad”.
Acabo de leer el proyecto que presenta el Gobierno para cambiar la ley del aborto. Me da la impresión de que no aclara nada. Se mueve en el mismo plano en que se han movido los legisladores cuando lo introdujeron en la legislación con distintas matizaciones. El problema creo que hay que debatirlo con claridad: ¿se admite o no se admite? Lo que menos importa es que se admita sólo en un caso o en cuarenta. Porque, por muchas condiciones o cortapisas que se pongan, se está admitiendo que se puede suprimir una vida humana inocente.
Sencillamente, se supone que el Estado tiene facultad para autorizar la supresión de vidas humanas.
Ni tampoco vale que el Tribunal Constitucional le dé el visto bueno, porque una cosa es lo que dice la Constitución y otra, lo que el Tribunal Constitucional dice que dice. Y, aunque la Constitución lo admitiese, ni el Gobierno ni nadie es quien decide si es moral o no, por lo que el cristiano y cualquiera con un poco de sentido común puede admitir ni practicar el aborto. Pueden parecer duras estas frases, pero no las puedo retirar.
Pregunto ¿Tiene el Estado esta facultad? Porque hay que tener en cuenta la base de la que partimos y es que el aborto es la supresión de una vida humana e inocente, no si las madres pueden decidir. Por eso, una de dos: o el Estado puede autorizar la eliminación de vidas humanas e inocentes, o tiene el deber de no permitirlo. Y no hay medias tintas. Siempre hay que buscar la verdad. Y la verdad, me decía mi padre cuando yo era pequeño, que sólo tiene un camino. ¡Cuánto bien me han hecho estas palabras!
Algunos dicen: el Estado lo ha legalizado. Sí, respondo. Pero legalizado o no, sigue siendo un crimen, aunque puede decirse que hay crímenes legales como éste e ilegales; y el aborto, por muy legal que sea, no deja de ser un crimen “abominable” como lo califica el Concilio Vaticano II (Atención a esto los católicos). La Real Academia define el crimen como “Acción voluntaria de matar o herir gravemente a una persona”). Y ¿cómo puede el Estado conceder a nadie el derecho de matar impunemente, tratándose de un derecho que el Estado tampoco tiene?
Hace dos o tres años escribí un artículo en que decía que esto no equivale a decir que las que abortan deban ir a la cárcel. No digo eso. Pero también digo que esos crímenes no pueden quedar impunes. ¿Qué pasaría si, en vez de a la cárcel, las mandasen a colaborar en el cuidado de los niños en cualquier guardería o en cualquier sitio donde hubiesen niños acogidos? ¿O es que puede el Estado dar carta blanca para que se realicen estos crímenes?
No sé cómo ni de qué manera se podría conseguir que el Gobierno que autorice el aborto se sentase en el banquillo de los acusados para ser juzgados por crímenes contra la humanidad. Muchos pensarán que no estoy en mis cabales al decir eso, pero si la vida es el primer valor a tutelar por el Estado y éste permite y legaliza el derecho a destruir vidas humanas, los abortos ¿no podrían ser considerados como crímenes contra la humanidad?
Este artículo de Monseñor Gea Escolano procede de Religión en Libertad.

2 comentarios:

  1. Si lo son, pues interrumpe la vida de un ser vivo, que está en pleno desarrollo de sus facultades y pertenece a la especie humana.

    Está todo muy claro, pero hay quienes se empeñan en legalizar el derecho a mata. Y, aunque los gobiernos miren para otro lado, les llegará el día que, quieran o no, se sentaran en el banquillo de los acusados y serán juzgados por el Único que tiene autoridad para ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Saludos Compañero,

    Desde que la Organización de Naciones Unidas (ONU) determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad, no hay más necesidad para consultas o plebiscitos. La solución es entregarle a Puerto Rico su soberanía.

    Pero como el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) no quiere hacer eso, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU pidiéndole exactamente eso. EEUU para engañar al mundo que le interesa descolonizar a Puerto Rico, continúa proponiendo plebiscitos para saber lo que quiere los puertorriqueños. Aunque 100% de los puertorriqueños queramos seguir siendo una colonia de Estados Unidos, todavía estaríamos obligado a tomar nuestra soberanía para después decidir que queremos hacer.

    Lo único que sirve estos plebiscitos es para que EEUU divida los puertorriqueños. Un puertorriqueño no nos invadió para hacernos una colonia. ¿Cuándo nos daremos cuenta que tenemos que unirnos?

    ¡Por eso es que tenemos que protestar pacíficamente por lo menos 3 veces al año hasta que lograr la descolonización de Puerto Rico!

    José M López Sierra
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

    ResponderEliminar