Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 20 de febrero de 2011

Cuarenta Días por la Vida 2011_1_08

Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2011
Día 8

Domingo, 20 de febrero de 2011
España_SALVADOR SEVERO PÉREZ ALAYÓN deahaba@gmail.com

"El aborto es un crimen abominable" que viola el derecho fundamental a la vida del ya engendrado y no nacido, y configura un grave desorden moral que involucra a quienes a ciencia y conciencia intervienen en este hecho".

CONFERENCIA EPISCOPAL COLOMBIANA

Reflexión

Jesús no fue condenado por el poder de la gente malvada. Él fue condenado por el silencio de la gente buena. El silencio siempre ayuda al opresor, nunca a la víctima.

Oración del día

Oremos para que toda la gente pueda ver la sabiduría de Sus enseñanzas sobre la dignidad de la vida, y podamos comprender que Sus enseñanzas no son una opinión, sino que son verdad.

Motivación del día

La vida nos ha sido dada para siempre, pero depende de nosotros que esa vida eterna la vivamos felizmente y gozosa o sea un eterno sufrimiento ante la ausencia de felicidad.

Porque ser feliz es vivir en el amor, o dicho de otro modo, la infelicidad consiste en la carencia de amor. Sentirse no amado y sin capacidad para amar es la angustia mayor que puede sentir un ser humano.

Y cuando descubrimos que tenemos un PADRE DIOS que nos ama por encima de todo: de nuestros rechazos, de nuestra soberbia, de nuestros fracasos, desplantes, indiferencias, apegos, apetencias, pecados, insultos, olvidos, blasfemias, fracasos, desánimos, inconstancias, mentiras, aburrimiento y muchas cosas más… descubrimos que ese PADRE es la fuente de nuestra felicidad.

Porque todos deseamos un Padre y una Madre así, que nos acepta y nos ayuda, que nos protege y nos quiere tal y como somos, y procura nuestro bien. Y es eso lo que nos da seguridad y felicidad.

Lo decimos en el salmo 22: El SEÑOR es mi Pastor y nada me falta…

Pues bien, ese PADRE que todos tenemos nos espera con los brazos abiertos, pero depende de nosotros que nos dejemos abrazar, porque nos ha hecho libres y necesitamos, antes, librar una batalla contra nuestra humanidad pecadora anteponiendo nuestra voluntad y libertad según nuestro PADRE nos habla y señala.

Decir “SÍ” a nuestro PADRE y seguirle en la Persona de su HIJO JESUCRISTO, es decir “SÍ” a la vida eterna, la verdadera y la que continua después de pasar por este mundo. Es la misma vida y no otra diferente, porque resucitar no es volver a vivir sino continuar la misma vida, sólo que ahora para siempre y, por la Gracia de DIOS, en su presencia en plenitud de felicidad si hemos aceptado su Voluntad.

Voluntad que es lo que todos queremos y deseamos hacer. Porque, ¿quién no quiere hacer el bien? Todos buscamos hacer el bien, incluso si hacemos algo malo, porque en el fondo creemos que eso malo que hacemos es un bien para nosotros. Pues hacer la Voluntad de DIOS es dejarnos guiar por el ESPÍRITU SANTO que nos ilumina y nos da fuerza para vencernos en nuestro particular combate contra el Maligno.

Y todos tenemos derecho a esa vida, que no debemos interrumpir en ningún momento de su proceso, porque está llamada a vivir eternamente y a quemar su etapa terrenal hasta empezar la verdadera.

Por eso, el aborto es un crimen abominable que viola el derecho a la vida, a la única vida que salta a la vida eterna y sobre la cual nadie tiene derecho a cortar ni extinguir. Porque ese ser humano engendrado y nacido en el seno de su madre, tal y como es, tiene el derecho a salir a la luz de este mundo para continuar su vida hasta llegar a la meta de empezar la única y verdadera: “La vida eterna”.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:

mira, Padre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de tu Nombre.

Amén


ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,

Madre de los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar

con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador

y amante de la vida.

Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana


Enlaces de interés:

¿Para qué el ayuno?


Conocer más sobre esta campaña


Conocer los coordinadores por países


Unirse a la campaña


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)


Ver todos los mensajes de la presente campaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario