Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 13 de febrero de 2011

Cuarenta Días por la Vida 2011_1_01

Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2011
Día 1

Domingo, 13 de febrero de 2011
Argentina_Jorge Scala joscala@onenet.com.ar

"El mundo se resiste a creer palabras que no van acompañadas de un testimonio de vida".

JUAN PABLO II

Reflexión

Los promotores del aborto nos venden la idea de que la mujer tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo, que puede "interrumpir el embarazo" a voluntad. Pero les preguntamos, es el hijo en desarrollo parte del cuerpo de la madre, o está alojado, implantado en ella?

Oración del día

Oremos por todos nosotros para que el Señor nos conceda la gracia de ser sus testigos y trabajar por extender su Reino de Paz, Vida y Amor.


Motivación del día

En su último libro -titulado “Memoria e Identidad”-, Juan Pablo II se ocupó del problema del mal. Escribió “… una vez terminada la guerra, pensé para mí: Dios concedió al hitlerismo doce años de existencia y, cumplido ese plazo, el sistema sucumbió. Por lo visto, ese fue el límite que la Divina Providencia impuso a semejante locura… Si el comunismo ha sobrevivido más tiempo y tiene alguna perspectiva de un desarrollo mayor, pensaba para mis adentros, debe ser por algún motivo… Me quedó entonces muy claro que su dominio duraría mucho más tiempo que el del nazismo. ¿Cuánto?. Era difícil de prever. Lo que se podía pensar es que también este mal era en cierto sentido necesario para el mundo y para el hombre. En efecto, en determinadas circunstancias de la existencia humana parece que el mal sea en cierta medida útil, en cuanto propicia ocasiones para el bien”. Lo que Karol Wojtyla no podía imaginar es que unos 40 años después, él mismo sería uno de los instrumentos elegidos por la Providencia, para poner fin al marxismo.

Analizando el presente, también escribió: “… no se puede omitir la referencia a una cuestión más actual que nunca, y dolorosa. Después de la caída de los sistemas construidos sobre las ideologías del mal, cesaron de hecho en esos países las formas de exterminio apenas citadas. No obstante, se mantiene aún la destrucción legal de vidas humanas concebidas, antes de su nacimiento. Y en este caso se trata de un exterminio decidido incluso por parlamentos elegidos democráticamente, en los cuales se invoca el progreso civil de la sociedad y de la humanidad entera”.

Es mucho lo que estamos haciendo para que se respete la vida y la dignidad humanas. Seguramente algo más podríamos hacer. Sin embargo, nunca deberíamos olvidar que solo el Dios Todopoderoso es capaz de poner un límite al mal. Sólo Él puede decir basta y poner fin al megagenocidio del aborto. A su debido tiempo lo hará. Ahora bien, de ti y de mi depende que ese tiempo se adelante. Nunca lo olvides. Es mucho lo que podemos hacer. Pero es infinitamente más eficaz lo que puede hacer el Buen Dios. El cuenta con tu oración y con la mía.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:

mira, Padre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de tu Nombre.

Amén


ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,

Madre de los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar

con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador

y amante de la vida.

Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana


Enlaces de interés:

¿Para qué el ayuno?


Conocer más sobre esta campaña


Conocer los coordinadores por países


Unirse a la campaña


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)


Ver todos los mensajes de la presente campaña









































No hay comentarios:

Publicar un comentario