Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 10 de octubre de 2010

40 Días por la Vida - 20

Cuarenta días por la Vida
22 de Septiembre al 31 de Octubre 2010

Lunes, 11 de Octubre de 2010

No es correcto considerar el aumento de población como la primera causa del subdesarrollo, incluso desde el punto de vista económico.

BENEDICTO XVI - ENCÍCLICA CARITAS IN VERITATE

Reflexión

Si los países ricos permiten el aborto, son los mas pobres y necesitan que recemos por ellos por que han legalizado el homicidio."

Intención del día

Oremos por todos nosotros para que el Señor nos conceda la gracia de ser sus testigos y trabajar por extender su Reino de Paz, Vida y Amor.

Motivación del día



El aborto………todo el engaño, el negocio, las ideologías, los vastos océanos de sangre inocente derramada…………

Aunque pocas personas logran darse cuenta debido al velo de oscuridad espiritual que pareciera estar cubriendo al mundo, no existe en estos momentos tarea más importante para un verdadero cristiano que aquella de la defensa de la vida; de una vida que es don gratuito de Dios, prueba de su Amor, y que nunca antes había sido tan brutalmente atacada desde sus inicios.

Efectivamente, nunca antes en toda la historia de la humanidad había sido programada una matanza de seres humanos tan brutal y sistemática como la que actualmente se está perpetrando en el mundo.

Y sin embargo……… pareciera que los católicos hemos perdido la capacidad de asombrarnos y horrorizarnos ante este genocidio, al grado de escuchar con fría indiferencia propuestas políticas que incluyen este crimen, o peor aún, ser capaces de dar nuestro voto a políticos que públicamente defienden esta cobardía contra los más pequeños e indefensos seres humanos -justa y precisamente los más necesitados de nuestra protección.
Si los católicos no llegamos a comprender que con cada aborto no sólo muere en medio de las más crueles torturas un pequeño e indefenso ser humano, al que se le niega, no solo la vida, sino la posibilidad de su propio desarrollo espiritual, el sacramento del bautismo que nos convierte en hijos de Dios; si no llegamos a comprender que por cada aborto hay una madre que está entregando dinero a un abortero para que le quite la vida a su propio hijo, y que aquella madre tiene un alma inmortal que puede perderse eternamente; si no comprendemos que por cada aborto hay un hombre que recibe dinero por acabar con la vida de otro ser humano y que este sicario también tiene un alma inmortal que puede perderse eternamente………¿podemos realmente llamarnos católicos?

¿Podemos en verdad decir que amamos a Jesucristo, quien derramó su sangre por la salvación de todas y cada una de las almas, y avalar con nuestras acciones, nuestro silencio o nuestra indiferencia, las políticas que están llevando - junto con los millones de bebés sacrificados por el aborto- a aún más millones de almas a la condenación eterna?

¿Podríamos tan siquiera empezar a imaginar el horror, el tormento de un alma eternamente condenada?

¿Podemos los cristianos llamarnos cristianos y no preocuparnos por la salvación de los demás?

Los católicos estamos obligados a vivir de acuerdo a nuestra Fe y a anunciar la verdad, a tiempo y a destiempo, cooperando en la salvación de las almas.

Si no lo hacemos, como dijo San Juan Crisóstomo: ¿Cómo soportaremos lo que nos espera en la otra vida cuando se nos pida cuenta de cada una de las almas que se nos encomendaron?

Pues no lo pongamos en duda:

En el día del juicio, Dios nos pedirá cuentas no solo de nuestros pecados, sino también de aquellos pecados de otras personas que nosotros pudimos haber evitado que cometieran.

Por eso, recordemos lo que decía San Enrique de Ossó: “Uno de los intereses más apreciados del Corazón de Jesús es la salvación de las almas. Más gloria le dará a Dios una sola alma que le salvemos, que le han dado en esta vida todos los santos y justos de todos los tiempos…”

Y luego, ¡recordemos los millones de almas en peligro de eterna condenación por el crimen del aborto!

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana


Enlaces de interés:


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario