Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 22 de febrero de 2010

40 días por la Vida - Día 10

Cuarenta días por la Vida

13 de Febrero al 24 de Marzo 2010

Día 10, lunes, 22 de febrero de 2010

"“El aborto es un crimen abominable" que viola el derecho fundamental a la vida del ya engendrado y no nacido, y configura un grave desorden moral que involucra a quienes a ciencia y conciencia intervienen en este hecho."”.

CONFERENCIA EPISCOPAL COLOMBIANA

Reflexión

Cuando Jesús fue Bautizado, la voz del Padre se escuchó decir: " Este es Mi Hijo amado, en quien me complazco." Todos hemos sido llamados a ser hijos adoptivos de Dios por medio del Bautismo.

Intención del día

Oramos para que los niños en el vientre de sus madres sean protegidos, para que puedan nacer y ser bienvenidos a la comunidad Cristiana por medio del Bautismo.

Motivación del día


Hace más de veinte años, tenía sobre el escritorio un volante impreso en blanco y negro, con algunos dibujos esquemáticos, de las varias maneras de practicar abortos. No recuerdo quién me lo dio, ni cómo lo obtuve. Al verlo Ricardo -un amigo-, se mostró interesado en la hoja; y, como no tenía otro ejemplar, se lo presté para fotocopiarlo. Ricardo de allí fue a visitar a su madre en su casa, donde se olvidó el volante. Días después, visiblemente emocionado, me contó lo que había sucedido.

Al día siguiente, su mamá encontró llorando a la empleada doméstica de su casa. Le preguntó cuál era el motivo de su llanto, y si podría ayudarla. Esa buena mujer le explicó que una hija suya –soltera-, había quedado embarazada. Decidieron juntas acudir al médico, quien le recomendó practicar un aborto, asegurándoles con autoridad, que no se trataba de una persona, sino de un cuerpo extraño que debía ser extraído. Fiadas en la palabra del profesional, aceptaron la propuesta, y fijaron un turno para la intervención. Al ver la hoja que Ricardo se había olvidado en casa de su madre, la señora comprendió que en el vientre de su hija vivía una persona –nieta suya-, y lloraba pensando en el crimen que se iba a cometer…

La mamá de Ricardo la consoló y fueron juntas –volante en mano-, a ver a la chica embarazada. Rápidamente aclararon la cuestión, y unos meses después nacía una criatura que, sin saberlo, había estado al borde de la muerte.

He pasado muchos ratos meditando este acontecimiento. Son bastantes las conclusiones de dichas reflexiones. Me limitaré a las más evidentes, el resto queda reservado a tu sensibilidad, querido amigo.

Lo primero que salta a la vista es la enorme –casi infinita- desproporción, entre los actos realizados -diseñar un dibujo, pasarlo a papel, fotocopiarlo, regalarlo, prestarlo para una nueva fotocopia, dejárselo olvidado en la casa materna, ver el dibujo y ponerse a llorar, mostrar el dibujo con una sencilla explicación-, y salvar una vida humana ya sentenciada a muerte, por su propia madre. Cada uno de estos hechos intrascendentes en apariencia, ha sido un acto voluntario, efectuado en lugares y momentos muy precisos, al punto que cualquier desfase en tiempo y lugar, habría impedido salvar esa vida en riesgo. En realidad, no somos cabalmente concientes del valor de cada uno de nuestros actos, aún de los que aparentan ser indiferentes. Incluso, sus efectos suelen prolongarse en el tiempo. Nos minusvaloramos. Solemos tener una visión muy estrecha de todo, aún de nuestros propios actos. No los imaginamos proyectados en el tiempo. Pero lo cierto y real es que –mucho o poco-, todos nuestros actos influyen en los demás…
Quizá si fuéramos más concientes del efecto que produce en el prójimo lo que realizamos…; tendríamos un corazón con intenciones más rectas, haríamos muchas menos tonterías y, por sobre todo, aprovecharíamos cada instante de nuestra vida, para ayudar a mejorar a los demás, en lugar de esperar que los demás se ocupen de nosotros –porque, según la experiencia universal, hay más felicidad en dar que en recibir-...

Oración para todos los días

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario