Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 22 de febrero de 2010

40 días por la Vida - Día 9

Cuarenta días por la Vida

13 de Febrero al 24 de Marzo 2010

Día 9, domingo, 21 de febrero de 2010

"El aborto empobrece a la gente desde el punto de vista espiritual; es la peor pobreza y la más difícil de superar".”

BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA

Reflexión

Cristo inocente "se hace pecado" por nosotros

Intención del día

Pidamos por todos los hombres que yacen inmersos en la cultura de la muerte para que encuentre la luz de la vida.

Motivación del día

Las fuerzas que quieren destruir la sociedad cristiana y la Iglesia, y por ende, el futuro de la humanidad, tienen que destruir primero la familia.

¿Por qué?
Porque la familia es el fundamento de la sociedad (Concilio Vaticano II) y porque el bien de la sociedad y de la Iglesia está profundamente vinculado al bien de la familia.

(Exhortación Apostólica Familiaris Consortio).

Lo dijo Juan Pablo II y lo repitió Benedicto XVI:

"El futuro de la humanidad y de la Iglesia pasa a través de la familia."

Este es el motivo por el que la familia como institución está siendo objeto de todo tipo de ataques que pretenden destruirla, o deformarla.

Pero, ¿Qué mejor forma de destruir la familia que destruir a la mujer, convertida en madre, a través del aborto?

Si la madre aborta vive con un sentimiento de culpa que le roba la paz y por lo tanto le impide crecer espiritualmente, pues le impide confiar en el perdón de Dios.

Quienes trabajan en el ministerio de sanación de las mujeres que han abortado saben cuán devastadoras pueden ser las secuelas del aborto en el alma de la mujer -el llamado Síndrome Post Aborto- y en sus relaciones familiares. Este síndrome puede darse también en el hombre, pero en la mujer será siempre más agudo, por su especial sensibilidad.

Juan Pablo II lo describió muy bien en su carta apostólica de 1988, Mulieris Dignitatem:

La maternidad conlleva una comunión especial con el misterio de la vida que madura en el seno de la mujer. La madre admira este misterio y con intuición singular "comprende" lo que lleva en su interior….. la madre acepta y ama al hijo que lleva en su seno como una persona.
………….Finalmente están los sufrimientos de la conciencia a causa del pecado que ha herido la dignidad humana o materna de la mujer; son heridas de la conciencia que difícilmente cicatrizan
.

También lo dijo la Madre Teresa de Calcuta:

“¡Qué sufrimiento más tremendo tiene que representar darse cuenta de que uno ha dado muerte, ha asesinado, a su propio hijo!".

Es así que una mujer herida por el aborto, y que no ha logrado la sanación, se encuentra enferma y sin paz en su corazón.Esta falta de paz acabará afectando a todos los miembros de su familia, por lo que la familia también estará enferma. Las familias enfermas y sin paz serán el fundamento de una sociedad enferma y sin paz. Una sociedad enferma y sin paz dará como fruto una humanidad enferma y sin paz.

No en vano la Madre Teresa de Calcuta también dijo:

EL ABORTO ES EL MAYOR DESTRUCTOR DE LA PAZ EN EL MUNDO

Oremos entonces por que se acabe la tragedia del aborto en el mundo y por la sanación de las madres que abortaron a sus hijos. Sin estas dos condiciones, el mundo no podrá alcanzar la paz.

Y recordemos al orar que es requisito indispensable hacerlo con fe y perseverancia:

Todo cuanto pidáis en la oración creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis. MC 11:22-24

Y que por terrible que sea el pecado, el verdadero arrepentimiento siempre alcanza la misericordia y el perdón de Dios:

Aunque sus pecados sean rojos como la grana, quedarán blancos como la nieve. IS 1:18

Finalmente, recordemos parte del discurso -sencillo pero de una profunda sabiduría- que dio la Madre Teresa en la Conferencia de El Cairo de 1994:

"Cada uno de nosotros hoy se encuentra aquí gracias al amor de Dios que nos ha creado, y gracias a nuestros padres, que nos acogieron y quisieron darnos la vida.
La vida es el mayor don de Dios. Por eso es triste ver lo que acontece hoy en tantas partes del mundo: la vida es deliberadamente destruida por la guerra, por la violencia, por el aborto. Y nosotros hemos sido creados por Dios para cosas más grandes: amar y ser amados.
A menudo he afirmado, y estoy segura de ello, que el mayor destructor de la paz en el mundo de hoy es el aborto.
Si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué podrá impedirnos a ti y a mí matarnos recíprocamente?
El único que tiene derecho a quitar la vida es Aquél que la creó. Nadie más tiene ese derecho; ni la madre, ni el padre, ni el doctor, ni una agencia, ni una conferencia, ni un gobierno (...)
Me aterra el pensamiento de todos los que matan su propia conciencia para poder cometer el aborto.
Después de la muerte nos encontraremos cara a cara con Dios, Dador de la vida. ¿Quién asumirá la responsabilidad ante Dios por los millones y millones de niños a los que no se les dio la posibilidad de vivir, de amar y de ser amados?

El término “Salud Reproductiva” se usó por primera vez en 1994 en la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Población y Desarrollo en El Cairo, y volvería a usarse en 1995 en la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Pekín. Es en estas Conferencias que se ponen las bases de lo que aún ahora se sigue intentando: declarar el aborto como un derecho humano.)

Oración para todos los días

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario