Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

sábado, 16 de febrero de 2013

40d por la Vida 2013_I 05


Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2013
Día 5 – 17/2/2013

España_SALVADOR SEVERO PÉREZ ALAYÓN -  deahaba@gmail.com  


“Esta es tu tarea de ciudadano cristiano: contribuir a que el amor y la libertad de Cristo presidan todas las manifestaciones de la vida moderna: la cultura y la economía, el trabajo y el descanso, la vida de familia y la convivencia social.”

SAN JOSEMARÍA ESCRIVÁ DE BALAGUER

Reflexión

Dios Mismo nació como un niño. La grandeza de una persona no depende del tamaño, puesto que el Rey de Reyes recién nacido es un pequeño.

Oración del día

Oremos para que la amenaza de aborto contra los no nacidos que no alcanzan tamaño adecuado sea eliminada.

Motivación del día

Cuando esperamos algo, buscamos siempre que sea algo especial. Nos desilusionamos si nuestras expectativas no se corresponden con algo grandioso o en proporción a lo esperado. Nuestra tendencia es siempre sorprendente y notable. No aceptamos, o mejor, no nos gustan cosas pequeñas, con poca notoriedad, que no llamen la atención. Queremos ser notados y centro de nuestros actos. Y ese afán notorio nos lleva a tomar decisiones, decisiones que en muchos casos no nos corresponden, tal es el caso de decidir sobre la vida de los demás.

Porque no puedes decidir sobre tu propia vida. Te ha sido dada sin contar contigo, sin pedirte permiso y sin ningún tipo de elección. Ni se te ha pedido parecer para elegir a tus padres. Has nacido por obra y gracia de Dios en colaboración con el misterio humano de ser concebido en el seno de tu madre. Pero tú no has contado para nada ni en nada. Sin embargo, estás vivo y vives. Muchas gracias tendrías que dar a tus padres por acogerte a la vida, y ofrecerte una familia donde vivir, educarte y alcanzar el desarrollo integral hasta la madurez.
Sin embargo, quizás ahora, tú si tratas de decidir la vida de tus hijos, y eliges quitarle la vida a quien vive dentro de ti. Piensa, que a ti te dejaron nacer a la luz. ¿Tienes tú derecho de quitársela a otro? ¿Tanta importancia te das para tomar una decisión así? ¿Crees que la vida de tu propio hijo no vale ni merece el respeto que tuvo la tuya? Mira, la grandeza no se mide por el tamaño, ni tampoco por el estado de madurez que se tenga en el momento de nacer un niño. Jesús, el Rey de Reyes, vino al mundo como has venido tú. Un niño nacido en condiciones igual o peor que la tuya. En un simple pesebre abandonado, de noche y sin más asistencia.

La grandeza se mide por el amor. Un amor, como el de Jesús de Nazaret, capaz de dar su vida por ti, obedeciendo la Voluntad del Padre. Un Padre que te ha regalado esa vida y que te acompaña para que la puedas vivir en plenitud hasta volver a Él. ¿Te parece que tienes derecho a interrumpirla por pequeña que sea?


ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario