Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 16 de febrero de 2012

2012 I: 40 días por la Vida - Día 4


Cuarenta días por la Vida
14 de Febrero al 24 de Marzo 2012
Día 4
17/2/2012

Ecuador_Padre Juan chávez - johamkarl@hotmail.com

“Mirando sobre todo al mundo occidental, estoy convencido de que las medidas legislativas que tantas veces no solo permiten sino que favorecen el aborto, ya sea por motivos de conveniencia o por razones médicas discutibles, se oponen a la educación de los jóvenes y por tanto al futuro de la humanidad”.

Benedicto XVI. Discurso al Cuerpo Diplomático acreditado a la Santa Sede,
9 de Enero 2012.

Reflexión

El ángel le dijo, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, le pondrás por nombre Jesús.

Oración del día

Así como María dijo si y el verbo se hizo carne y habito entre nosotros, luchemos para que toda vida sea aceptada desde el mismo momento de la concepción. Pidamos respeto para todos los embriones humanos poseedores ya de un alma espiritual eterna.

Motivación del día

En muchas ocasiones el Santo Padre Bendicto XVI no ha dejado de insistir en el grave problema y gran pecado del aborto. Es parte de la tremenda degradación de las costumbres y valores cuyos testigos somos nosotros. El consenso universal sobre ciertos valores está en decadencia. Entre ellos podemos mencionar sobre el valor de la vida humana desde el momento de la concepción hasta su muerte natural. El matrimonio entre un hombre y una mujer. La libertad de conciencia especialmente en cuanto a la religión, etc. Estos valores ya no son pensados ni actuados de la misma manera en el mundo. El consenso de hace unos años ya no es el mismo. Influenciados por el subjetivismo y el indiferentismo religioso ha llevado a muchas personas e instituciones a pensar de diferente manera. Como dice el mismo Papa Benedicto, muchos médicos motivados por conveniencia o por razones médicas discutibles siguen practicando abortos y siguen creando en la sociedad un desprecio del niño, de la maternidad, en definitiva de la dignidad humana.

¿Cuál podría ser entonces el aporte más valioso de la Iglesia y de cada cristiano al cambio de mentalidad actual?
El Papa Benedicto propone la educación de la juventud. Así se expresa en el citado discurso: “Es un tema crucial para todas las generaciones, ya que de ella depende tanto el sano desarrollo de cada persona como el futuro de toda la sociedad. Por esta razón, representa una tarea de primer orden en estos tiempos difíciles y delicados. Además de un objetivo claro, que es el que los jóvenes conozcan plenamente la realidad y por tanto la verdad, la educación necesita de lugares.

El primero es la familia, fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. No se trata de una simple convención social, sino más bien de la célula fundamental de toda la sociedad. Consecuentemente, las políticas que suponen un ataque a la familia amenazan la dignidad humana y el porvenir mismo de la humanidad. El marco familiar es fundamental en el itinerario educativo y para el desarrollo de los individuos y los estados; por tanto, se necesitan políticas que valoricen y favorezcan la cohesión social y el diálogo. En la familia la persona se abre al mundo y a la vida y, como tuve ocasión de recordar en mi viaje a Croacia, «la apertura a la vida es signo de apertura al futuro».[3] En este contexto de apertura a la vida, he recibido con satisfacción la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que prohíbe patentar los procedimientos que utilicen células madre embrionarias humanas, así como la resolución de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, que condena la selección prenatal del sexo”.

También nosotros comprometámonos en esta labor de primer orden en el ambiente donde el Señor nos ha colocado. Un compromiso valiente y con mucha esperanza.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén



ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario