Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

martes, 1 de noviembre de 2011

40 días por la Vida 2011_02_36


Cuarenta días por la Vida
28 de Setiembre al 6 de Noviembre 2011
Día 36
2/11/2011

Perú_ NANCY FREUNDT

“La enseñanza de la Iglesia no cambia: la vida humana es bella y se debe vivir con plenitud cuando es débil y está envuelta en el misterio del sufrimiento”.


BENEDICTO XVI


Reflexión


Jesús no fue condenado por el poder de la gente malvada. Él fue condenado por el silencio de la gente buena. El silencio siempre ayuda al opresor, nunca a la víctima.

Oración del día


Oremos para que nosotros nunca guardemos silencio contra el aborto, sino que hablemos efectivamente para salvar a los niños de la muerte.


Motivación del día
Ahora que se acerca a su fin esta campaña de oración y ayuno por la vida, cabría reflexionar sobre la necesidad -más fuerte que nunca- de incorporar en nuestra vida el pedido que nos hiciera nuestra Santísima Madre en tantos lugares como La Salette, Lourdes, Fátima y Akita, y que también nos ha hecho el mismo Jesús a través de tantos santos ya canonizados, como santa Margarita María Alacoque: la REPARACION.

No existe el día de hoy necesidad más imperiosa que la de reparar por tanto sacrilegio y blasfemia, por tanto crimen con que está cubierta la tierra. Y es que hasta la última ofensa a Dios tiene que ser reparada.

La urgencia de la reparación es más grande que nunca pues el pecado ha rebasado todos los límites imaginables.

La mayor afrenta que la humanidad puede cometer contra Dios es sin duda la destrucción de tantos millones de niños que son abortados mediante el uso de “anticonceptivos” y mediante despiadadas intervenciones quirúrgicas, junto con la manipulación genética a través de la cual el hombre, en su vanidad y soberbia, cree haber conseguido el “crear” seres a su gusto, cuando lo que en realidad ha hecho es pervertir el orden natural creado por Dios.

Esta maldad solo es superada por la perversión de niños, cuya inocencia es brutalmente arrancada a través de la diabólica “educación sexual”, que sumada a los océanos de pornografía que saturan los medios de comunicación social, apuntan a la muerte, ya no de sus cuerpecitos, sino, más grave aún, de sus almas.
¿Cómo hemos podido llegar a tal grado de barbarie?
Tal vez hemos perdido de vista la razón misma de nuestra existencia:

Fuimos creados para conocer, amar y servir a Dios.

Así lo dice el Catecismo de la Iglesia Católica.

La humanidad, sin embargo, se ha rebelado contra Dios. Ha rechazado hasta tal punto sus Leyes Divinas, que ha llegado a rechazar hasta la misma Ley Natural inscrita por El en su corazón. La humanidad ha llegado a rechazar su propia creación….

El hombre ya no acepta el don de la vida como el más precioso de los dones dados por Dios. Día tras día masacra millones de los más indefensos seres humanos creados a Su imagen y semejanza.

No existe triunfo más grande de Satanás en este mundo que el llamado “control poblacional” o “planificación familiar”, ambos destinados a impedir la acción creadora de Dios Padre y el encargo que desde el principio nos dio: creced y multiplicaos. Las esterilizaciones, forzosas o voluntarias, alcanzan ya gran porcentaje de la población mundial.

Es decir, que el odio y furor de Lucifer y todos los ángeles caídos contra Dios y contra el hombre sin duda logró su mayor triunfo en lo que consiguieron inspirar: el no dar a luz y el matar.

Pues al rechazar tan brutalmente el don de la vida, el hombre está rechazando también el don de la vida eterna para el que fue creado, cambiándolo por la condenación eterna.

No dudemos pues en unir a todos nuestros esfuerzos a favor de la vida el poder de la reparación, especialmente la Adoración Eucarística, pues ante la iniquidad que cubre la tierra, no existe mejor forma y lugar de intercesión que ante la Presencia Eucarística de Jesús. Es allí donde se encuentra nuestra mayor esperanza.

ORACIÓN ECUMÉNICA


OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

No hay comentarios:

Publicar un comentario