Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

miércoles, 9 de marzo de 2011

Cuarenta Días por la Vida 2011_1_25

Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2011
Día 25

Miércoles, 9 de marzo de 2011
Uruguay_ Padre Manuel Pérez - pmperez@adinet.com.uy

"El niño por nacer es un ser humano a partir de la concepción, y su vida debe ser respetada. Esa vida fue redimida por Cristo, esa vida es un regalo de Dios.".

KARL BARTH

Reflexión

La Iglesia en favor de la vida

Decía Juan Pablo II: “La doctrina de la Iglesia se encuentra hoy en una situación social y cultural que la hace a la vez más difícil de comprender y más urgente e insustituible para promover el verdadero bien del hombre y de la mujer.

En efecto, el progreso científico-técnico, que el hombre contemporáneo acrecienta continuamente en su dominio sobre la naturaleza, no desarrolla solamente la esperanza de crear una humanidad nueva y mejor, sino también una angustia cada vez más profunda ante el futuro. Algunos se preguntan si es un bien vivir o si sería mejor no haber nacido; dudan de si es lícito llamar a otros a la vida, los cuales quizás maldecirán su existencia en un mundo cruel, cuyos terrores no son ni siquiera previsibles. Otros piensan que son los únicos destinatarios de las ventajas de la técnica y excluyen a los demás, a los cuales imponen medios anticonceptivos o métodos aún peores. Otros todavía, cautivos como son de la mentalidad consumista y con la única preocupación de un continuo aumento de bienes materiales, acaban por no comprender, y por consiguiente rechazar la riqueza espiritual de una nueva vida humana. La razón última de estas mentalidades es la ausencia, en el corazón de los hombres, de Dios cuyo amor sólo es más fuerte que todos los posibles miedos del mundo y los puede vencer.

Ha nacido así una mentalidad contra la vida (anti-life mentality), como se ve en muchas cuestiones actuales: piénsese, por ejemplo, en un cierto pánico derivado de los estudios de los ecólogos y futurólogos sobre la demografía, que a veces exageran el peligro que representa el incremento demográfico para la calidad de la vida.

Pero la Iglesia cree firmemente que la vida humana, aunque débil y enferma, es siempre un don espléndido del Dios de la bondad. Contra el pesimismo y el egoísmo, que ofuscan el mundo, la Iglesia está en favor de la vida: y en cada vida humana sabe descubrir el esplendor de aquel «Sí», de aquel «Amén» que es Cristo mismo. Al «no» que invade y aflige al mundo, contrapone este «Sí» viviente, defendiendo de este modo al hombre y al mundo de cuantos acechan y rebajan la vida.

La Iglesia está llamada a manifestar nuevamente a todos, con un convencimiento más claro y firme, su voluntad de promover con todo medio y defender contra toda insidia la vida humana, en cualquier condición o fase de desarrollo en que se encuentre.

Por esto la Iglesia condena, como ofensa grave a la dignidad humana y a la justicia, todas aquellas actividades de los gobiernos o de otras autoridades públicas, que tratan de limitar de cualquier modo la libertad de los esposos en la decisión sobre los hijos. Por consiguiente, hay que condenar totalmente y rechazar con energía cualquier violencia ejercida por tales autoridades en favor del anticoncepcionismo e incluso de la esterilización y del aborto procurado. Al mismo tiempo, hay que rechazar como gravemente injusto el hecho de que, en las relaciones internacionales, la ayuda económica concedida para la promoción de los pueblos esté condicionada a programas de anticoncepcionismo, esterilización y aborto procurado.(Familiaris Consortio Nº 30)

Oración del día

Oremos para que el Espíritu pueda encontrar corazones disponibles para luchar con amor, fortaleza, sabiduría y sagacidad a favor de la vida.

Motivación del día

Antes de ayer recibí una carta de un amigo muy personal: me compartía la confidencia de una compañera de trabajo que a los 19 años había abortado; se lo confiaba ahora con 33 años…. Al confiárselo le pedía que no la juzgara… Lejos de eso estaba él y al mismo tiempo me confiaba que lloraba por dentro al escuchar su confidencia. Las huellas del aborto permanecían en el corazón de aquela madre y desafiaban a este amigo por estar cerca, conteniendo con cariño a quien se lo compartía. Más todavía: se le clavaba en el corazón el interrogante ¿qué puedo hacer por ella y para que no se repita esta situación en otras tantas mujeres?

En Uruguay, la senadora Mónica Xavier, del partido de Gobierno Frente Amplio, anunció el 7 de marzo de 2011, que presentará un proyecto con una nueva iniciativa para alcanzar una ley que despenalice el aborto, que incluye la no justificación de la decisión de interrumpir un embarazo. La sola voluntad (de la mujer) alcanzará para pedir que le practiquen un aborto. Como siempre se plantea el aborto legal dentro de las primeras 12 semanas de gestación, pero el nuevo proyecto de Xavier incluye la posibilidad de interrumpir el embarazo aún después si el feto presenta malformaciones físicas o incluso si se le diagnostica el síndrome de Down.

Dos mujeres, dos corazones que sólo Dios puede juzgar…

A nosotros nos toca buscar de una y mil formas que la vida humana, Don de Dios, pueda desarrollarse desde su concepción hasta el reencuentro con El para siempre. Con la certeza que nos da la fe nos unimos en la oración por la vida. Jesús nos dice:“cuanto pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo obtendrán” (Mc 11, 24).

Al mismo tiempo, como se dice: “A Dios rogando y con el mazo dando”- Damos gracias por tantas personas e instituciones que luchan a favor de la vida, que no nos permiten cruzarnos de brazo ante la maquinaria de la “cultura de la muerte” de la que ya nos hablaba Juan Pablo II. Ellos nos estimulan a comprometernos también nosotros porque ya nos lo advertía Jesús: “los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz” (Lc 16, 8).

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:

mira, Padre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de tu Nombre.

Amén


ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,

Madre de los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar

con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador

y amante de la vida.

Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana


Enlaces de interés:

¿Para qué el ayuno?


Conocer más sobre esta campaña


Conocer los coordinadores por países


Unirse a la campaña


Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)


Ver todos los mensajes de la presente campaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario