Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 15 de febrero de 2010

40 días por la Vida - Día 3

Cuarenta días por la Vida

13 de Febrero al 24 de Marzo 2010

Día 3, lunes, 14 de febrero de 2010

“Con la oración y el sacrificio se prepara la acción.”

SAN JUAN BOSCO

Reflexión

En aquel tiempo, cuando Jesús vio a la muchedumbre, subió al monte y se sentó. Entonces se le acercaron sus discípulos. Enseguida comenzó a enseñarles, hablándoles así:"Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos".

Intención del día

Oremos por que en Colombia y el mundo sea establecido el 25 de Marzo como el día del niño por nacer, y por que no haya más discriminación laboral a las madres en estado de Buena Esperanza.

Motivación del día

Les comparto una reflexión del P. Víctor Salomón, Director de Apostolado Hispano de Sacerdotes por la Vida.

Evangelio: Mt 5,1-12

En aquel tiempo, cuando Jesús vio a la muchedumbre, subió al monte y se sentó. Entonces se le acercaron sus discípulos. Enseguida comenzó a enseñarles, hablándoles así:

“Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.

Gracias Señor porque sembraste la convicción en nuestros corazones que Tú lo eres todo en nuestra Vida. Que dependemos solamente de Ti y que sin Ti no podemos hacer nada.

Dichosos los que lloran, porque serán consolados.

Sí Señor, gracias porque lloramos la muerte de nuestros hermanitos y hermanitas más pequeños: los bebés no nacidos que son abortados diariamente en todo el mundo. Gracias Señor porque te quedaste en el Santísimo Sacramento para acompañarnos y porque nos dejaste a nuestra Madrecita María - que bien sabe de dolores porque te acompañó en tu Pasión hasta el Calvario-, para que también a nosotros nos consuele en nuestras pruebas.

Dichosos los sufridos, porque heredarán la tierra.

Gracias Señor porque sufrimos la incomprensión de quienes se creen en la verdad y, justificándose en una “libertad falsa” desconectada de la Verdad, abortan a sus propios hijos, haciéndose así esclavos del pecado y negando la Verdadera Libertad que siempre debe estar conectada a la Verdad de tu Evangelio.

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Gracias Señor porque desfallecemos de hambre y sed de justicia para que la vida de los bebés no nacidos, tus hijitos más pequeños, esté protegida en cada metro cuadrado de este planeta que nos regalaste.

Dichosos los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.

Gracias Señor Jesús porque con el don de tu Espíritu Santo haces que en nuestro pecho lata tu corazón Misericordioso que puede ver más allá de las acciones y ve los corazones, rechazando con toda nuestra fuerza el pecado propio y ajeno pero amando al pecador.

Dichosos los limpios de corazón, porque verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz, porque se les llamará hijos de Dios.


La Madre Teresa nos enseñó que nada está más en contra de la paz que la más perversa de las violencias: la madre que asesina al fruto de su vientre. Queremos desgastarnos hasta el final trabajando por la Paz que emana del corazón reconciliado contigo, con los hermanos y con la creación.

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.

Gracias Señor porque muchos nos persiguen porque trabajamos, armados con tu Verdad, por los más pobres de los pobres: los bebés por nacer.

Dichosos serán ustedes cuando los injurien, los persigan y digan cosas falsas de ustedes por causa mía. Alégrense y salten de contento, porque su premio será grande en los cielos”.

Permítenos, querido Amigo Jesús, saltar de gozo al dar testimonio del Evangelio de la Vida que nos regalaste, no para quedárnoslo en la intimidad de nuestras vidas, sino para compartirlo y estar dispuestos a derramar nuestra Sangre por tu nombre, sino de manera cruenta –bendición que no merecemos-, al menos de manera incruenta(gota a gota) no siendo cómplices de la matanza diaria del aborto, sino asumiendo los riesgos de alzar nuestras voces por aquellos que no tienen voz para defenderse.

Oración para todos los días

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario