Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 28 de febrero de 2010

40 días por la Vida - Día 14

Cuarenta días por la Vida

13 de Febrero al 24 de Marzo 2010

Día 14, viernes, 26 de febrero de 2010

"Dios, Señor de la vida, ha confiado a los hombres la insigne misión de proteger la vida, que se ha de llevar a cabo de un modo digno del hombre. Por ello, la vida ya concebida ha de ser salvaguardada con extremados cuidados; el aborto y el infanticidio son crímenes abominables".

Concilio Vaticano II

Reflexión

Hoy en una entrevista con una periodista feminista me hizo esta pregunta y recorde a Serrin Foster, que respondió asi...

Dígame sobre el aborto. ¿Qué harías si tu hija fuera violada?
La amaria incondicionalmente a mi hija y al bebé. Obraría con todo mi poder para llevar al perpetuador a la corte para que lo sentencien a lo máximo de la ley.

Con todo nuestro deseo de salvar a la que sufre, es normal querer borrar de su memoria el dolor de la violación.

Desafortunadamente la dura verdad es que, aunque queremos hacerlo, no podemos. El aborto no borra una memoria. Piensa en ésto. Qué podría borrar de la memoria lo ocurrido el 11de Septiembre de 2001? El aborto es un segundo acto de violencia contra la mujer violada. En una de mis charlas, una estudiante de medicina en Vanderbilt les dijo a otras alumnas que su aborto fue peor que la violación". Ambas víctimas - la mujer y el bebé - merecen nuestro apoyo sin condiciones. Una alumna en una niversidad del medio oeste del país fue violada por su primo de 3rd grado; ella quedó embarazada y dijo que ella nunca devolverá esa violación perpetuada contra ella a la criatura en su vientre. Ésa es la fortaleza de una mujer!

Intención del día

Oremos en nombre de Nuestro Señor Jesucristo por todas las mujeres y hombres que sufren o han sufrido de violencia sexual, que su corazòn se llene de perdòn, la Misericordia de Dios se derrame sobre sus violadores y ella y su familia encuentren la paz en su corazòn inmersos en el Amor Maternal de Marìa Santìsima.

Motivación del día


En todo este tiempo que llevo acompañando a mujeres que han sufrido un aborto, una de las preguntas màs frecuentes que me hacen es "en donde està mi hijo, lo podrè volver a ver..." y muchas de ellas han abortado obligadas por su esposo, por el mèdico, por sus padres y los pretextos siempren son muchos, "el bebe viene con malformaciones, no puedes eres muy joven..., es el fruto de una violaciòn..." pero a pesar de todo lo que les mintieron, el dolor es profundo y a todas ellas siempre les leemos las palabras del siervo de Dios Juan Pablo en su Encìclica El Evangelio de la Vida, y es justamente lo que en esta reflexiòn les queremos compartir mamitas:

Reflexión especial para mujeres que han recurrido al aborto

La Iglesia sabe cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática.

Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad.

Si aún no lo habéis hecho, abríos con humildad y confianza al arrepentimiento: el Padre de toda misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la Reconciliación. Os daréis cuenta de que nada está perdido y podréis pedir perdón también a vuestro hijo que ahora vive en el Señor.

Ayudadas por el consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida. Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado eventualmente con el nacimiento de nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atención hacia quien está más necesitado de cercanía, seréis artífices de un nuevo modo de mirar la vida humana.

Papa Juan Pablo II El Evangelio de la Vida, 99 (1995)

Oración para todos los días

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario