Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 29 de enero de 2009

Día 7



Día 7
Jueves, 19 de febrero de 2009
"El papel específico de los médicos es curar las enfermedades y aliviar los sufrimientos, por ello, cualquier forma de participación de un médico en cualquier acción que pudiera causar la muerte, no es ética porque viola la función del médico"
Revista científica JAMA 298; 2779-2781, 2007
Reflexión
Jesús reveló su Gloria por medio del milagro en Cana. La pareja de recién casados es bendecida no solo con vino sino con la fe en Cristo.
Intención del día
Oremos para que los matrimonio; sean fortalecidos, enraizados en el Señor, y abiertos al don de la nueva vida.
Motivación del día

A la hora de decir algo sobre lo que ocurre en las horas previas a la decisión de querer abortar, es fácil imaginar lo que puede estar pasando. No es tan fácil decidir si se piensa que pasaría si cambiásemos el lugar de la mamá con el del bebé. Sólo es cuestión de pararse y pensar un poco que no estamos solos, ni tampoco estamos hechos para decidir por nosotros solos. Sin los otros nuestra razón de ser no tendría sentido. Somos seres creados para la relación.
Otra forma de ver estos acontecimientos se fundamenta en la decisión de nuestra libertad. Hemos sido creados libres, pero primero, antes de decidir libremente, debemos pararnos y clarificar el concepto de libertad, hoy tanto en boga y adulterado en aras de hacer mi voluntad y mis intereses. Porque de encontrar luz en el significado del concepto libertad en su sentido pleno, va a depender nuestra manera de poner en práctica nuestra voluntad y nuestra razón. Libertad es la capacidad de elección que tiene la persona humana en administrar su voluntad y razón para hacer el bien y buscar la verdad. Esto implica la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, y por tanto, de crecer en perfección o de flaquear y pecar.
La libertad caracteriza los actos propiamente humanos, los animales no son libres, no tienen poder de decidir. Se convierte en fuente de alabanza o de reproche, de mérito o de demerito. El ejercicio bueno de la libertad es loable, y el ejercicio malo es reprochable. Somos, pues, responsables. Somos seres débiles que nos dejamos arrastrar por lo que el cuerpo nos pide. Estamos condicionados por nuestros egoísmos, pero, ¡ojo!, no determinados, pues por nuestra voluntad y nuestra razón podemos luchar contra la dejadez y esforzarnos en el bien y la verdad. Seremos nosotros en último término los responsables de nuestros actos, porque nuestra libertad es una fuerza de crecimiento y maduración que nos va llevando, en la medida que nos esforcemos en ser libre, a la verdad y la bondad. Todos sentimos esos deseos en nuestro interior.
La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a DIOS, nuestra Bienaventuranza. La libertad es imperfecta cuando pierde a DIOS en su vida. La libertad es plena cuando busca el bien. Hasta que no descansemos en DIOS, la libertad implica la posibilidad de elegir entre el bien y el mal y, por tanto, de crecer en perfección o de flaquear y pecar. La libertad del hombre fundamenta la moral cristiana. La moralidad es posible en cuanto el hombre es libre, pues en los animales a nada se puede optar: todo está determinado. De lo que podemos deducir razonadamente que, es el hombre quien construye o destruye dependiendo de su cercanía a DIOS, la Verdad Absoluta, o su lejanía y practique el mal. El mapa del genoma humano es tan solo, genéticamente, un tres % diferente del de una rata u otro animal. ¿Cual es, pues, la abismal diferencia entre el hombre y los animales? Los genes no determinan al hombre. Lo condicionan, pero no lo determinan. De la misma forma ocurre con el entorno social y cultural. Es la libertad la que determina al hombre a través de su voluntad y razón.
Deducimos lógicamente que es el hombre quien se autodetermina y, por lo tanto, tiene un componente, diferente al del animal, espiritual: "el alma", que a través del entendimiento y la voluntad nos hace libre para determinarnos. Ahí está contenido todo el mal pedófilo, homosexual, aborto, terrorismo, injusticias... contrarios a la ley natural que llevamos dentro cada uno. Y mientras exista el mal seguirá existiendo todas estas cosas, más los que creemos en JESUCRISTO, el HIJO de DIOS hecho HOMBRE, luchamos esperanzados en que cuando el vuelva, según su promesa, se hará un Reino de paz y amor.
Como el buen vino, ofrecido al final del banquete por JESÚS, del agua pura y cristalina, así, el SEÑOR, transformará nuestro amor, gastado y cansado, en fuente de agua viva, pura y cristalina que sabrá al aroma del buen vino, por los frutos de los hijos que entrelazan y rejuvenecen el amor conyugal.En estos momentos, cuando muchos niños esperan en silencio, sin ninguna posibilidad de defensa, ni de voz para clamar su derecho a nacer, igual que aquellos esposos, ante la impotencia de quedarse sin vino que ofrecerle a sus invitados, María, la Madre de todos, percatada de la situación, intercede a su HIJO y le invita a transformar el agua en vino.Hoy, nosotros, también a través de María, su Madre y, también, nuestra, le pedimos que interceda y socorra a esos niños que indefensos en el seno de sus madres espera que cambien de opinión y les permita nacer. Concretamente conozco a una persona que está decidida a abortar en Portugal. Una chica joven que al quedar embarazada no quiere dejar nacer a ese hijo. Elevemos nuestra plegaria al SEÑOR, por María para que esa madre despierte y escuche, por el SEÑOR, a su hijo que le habla en su seno.
ORACIÓN ECUMÉNICA
OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertosa causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén
ORACIÓN POR LA VIDA
OH María,aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloriade Dios Creador y amante de la vida.
Amén.
Juan Pablo II

No hay comentarios:

Publicar un comentario