Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 29 de enero de 2009

Día 33


Día 33

Martes, 17 de Marzo de 2009

La obediencia a Dios en la castidad es lo que libera nuestro ser para amar ¡con plenitud!

MARLENE GILLETE IBERN

Reflexión

El conocimiento de los riesgos del aborto, hará que disminuya el número de abortos.

Intención del día

Oremos por todos aquellos que como Cristo mueren inocentemente, por los no nacidos, los enfermos, los ancianos, las víctimas del terrorismo y la guerra, para que su dolor sea redentor, y la civilización de la Vida triunfe sobre la Muerte.

Motivación del día

El misterio de la minoría Apreciados hermanos en Cristo: La lucha a favor del respeto al derecho a la vida de los niños por nacer, nos involucra a todos, en especial a quienes confesamos nuestra adhesión a Cristo, es por ello que les comparto una de las reflexiones que escribió Francois Xavier NguyenVan Thuan con ocasión de dictar los ejercicios espirituales en la cuaresma del 2000 en presencia de S.S. Juan Pablo II (el texto que a continuación cito se tomó del libro “Testigos de esperanza”)

En la sagrada escritura encontramos narraciones y hechos que pueden iluminar nuestra situación de “minoría”. La Biblia recoge muchas situaciones en las que Dios se sirve de los débiles para derrotar a los fuertes…quisiera reflexionar sobre la historia de Gedeón. El libro de los Jueces, en el cap. 7, cuenta como Gedeón se prepara a la batalla contra Madián. “Demasiado numeroso es el pueblo que te acompaña para que te entregue yo a Madián en sus manos”, le dice el Señor. Y explica: "No se vaya a enorgullecer Israel de ello a mi costa diciendo:¡Mi propia mano me ha salvado!”(v.2) Según las indicaciones del Señor, Gedeón reduce el ejército: primero, de 32 000 a 10 000 hombres, y luego, de 10 000 a apenas 300. Estos 300 hombres, armados solo de trompetas y cántaros vacíos con antorchas en su interior, invaden el campamento enemigo haciendo mucho ruido". Entonces, “mientras los trescientos tocaban los cuernos, Yahvé volvió la espada de cada uno contra su compañero por todo el campamento” (v.22)
Consideraciones al respecto: -Como el pueblo de la antigua alianza, en tiempos de Gedeón, así hoy el nuevo Israel ha de batirse con muchas fuerzas que se abren camino con prepotencia. Hay que reaccionar. Pero, como Israel, una Iglesia demasiado poderosa correría el riesgo de enorgullecerse, de caer en el triunfalismo, de atribuirse el éxito a sí misma. -Da que pensar el que aquellas “armas” aparentemente tan ridículas, de golpe pudiesen producir un efecto inimaginable.

Del mismo modo que Gedeón, una Iglesia que se abandona totalmente al mandato del Señor puede obtener resultados importantes sin grandes medios. Puede bastar una trompeta para anunciar la palabra de Dios y una antorcha, la luz de Dios, a condición de que nosotros seamos cántaros vacíos. -Como le sucedió a Madián, así puede suceder también ahora que el enemigo se destruya a sí mismo y que la Iglesia no tenga que hacer un gran esfuerzo para salir de las dificultades. Los procedimientos impíos e injustos acaban siendo autodestructivos. No está claro, pues, que el “número reducido” anule necesariamente la fuerza de incidencia de la Iglesia. Dios en tiempos anteriores a la encarnación de Cristo se ha manifestado a la “minoría cuantitativa”, en tiempos muy próximos a los nuestros, el modo de actuar de Dios se ha revelado a través de la “minoría cualitativa”.
Tanto en Lourdes como en Fátima o en La Salette, la Virgen se apareció, no a personas preparadas y doctas, sino a uno o más niños, pastorcitos, casi ignorantes, y ha indicado siempre los mismos medios para hacer frente a las dificultades y a las amenazas: la oración y la conversión”. Los invito hermanos a ser minoría dispuesta en las manos del Señor, Dios de las victorias, unidos a María y al Evangelio de la Vida.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

OH María, aurora del mundo nuevo, Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

No hay comentarios:

Publicar un comentario