Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

sábado, 26 de septiembre de 2015

40 días por la Vida 2015-II: 04

 
 

Segunda jornada 2015
23 de septiembre al 1 de noviembre

“Proteger la vida humana es un deber de todos, pues la cuestión de la vida y de su promoción no es prerrogativa solamente de los cristianos, sino que pertenece a toda conciencia humana que aspira a la verdad y se preocupa por la suerte de la humanidad”.

 

San Juan Pablo II

México_Guetty Rafaela Colin Acevedo - guetty.colin@gmail.com  

Reflexión 26/9/2015


 

Estas últimas semanas han sido muy intensas en lo referente a la defensa de la vida. Un pequeño grupo de hombres y mujeres valientes, liderados por David Robert Daleiden de The Center of Medical Progress, se enfrentan al gigante abortivo más grande de Estados Unidos: Planned Parenthood, que para nada hace honor a su nombre. Se ha revelado una pequeña parte de la realidad del aborto, la parte en que ven a la madre y al bebé como producto negociable, en el que los únicos beneficiados son los abortistas, falsos defensores de los derechos de la mujer y los perjudicados son la mamá y el bebé que han asesinado sin tocarse el corazón, buscando obtener la mayor ganancia económica del cuerpo del bebé. Y digo que se revela únicamente una pequeña parte de lo que es el aborto, porque el drama que viven la mamá y/o el papá no se refleja en los videos que han publicado.

 

A todos los que participamos en esta campaña y similares creamos que por medio de la oración somos parte de proyectos como este. Dios permite que algunos sean los que enfrentan directamente a instituciones que promueven el aborto, pero miles de hombres y mujeres somos parte de este proyecto. Estos son los frutos de nuestra oración, constancia y dedicación. A veces puede que nos desanimemos porque parece que no sucede nada, que el aborto y la cultura de la muerte siguen ganando terreno. Sin embargo, Dios en su misericordia infinita, nos ha dejado ver que nuestras oraciones están siendo escuchadas. No puedo imaginar la cantidad de vidas que se han salvado después de que salieron a la luz los videos encubiertos, la cantidad de hombres y mujeres que dejaron de apoyar el aborto o tener una postura ambigua, los muchos que ahora ven que defender la vida no es cuestión de religión. No obstante, hay personas que se aferran a seguir con la venda en los ojos y están adoptando posturas más extremas en contra de la vida. Oremos por ellas, para que Dios mueva sus corazones a favor de la vida.

 

   Sigamos hermanos, sigamos orando, ayunando, dando testimonio, no con el fin de ser protagonistas, sino porque Dios nos da esta oportunidad para multiplicar los talentos que nos confió. Unidos siempre en oración.

 

ORACIÓN POR LA VIDA


 

Oh María, aurora del mundo nuevo,

Madre de los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar

con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador

y amante de la vida.

Amén

 

Juan Pablo II

 

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

 

ORACIÓN ECUMÉNICA


 

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:

mira, Padre el número inmenso de niños

a quienes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de tu Nombre.

Amén

 

Enlaces de interés


 









No hay comentarios:

Publicar un comentario