Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 28 de octubre de 2013

40d por la Vida 2013-2_35

Cuarenta días por la Vida
25 de Setiembre al 3 de Noviembre 2013
Día 35 – 29/10/2013

Costa Rica_Ricardo Abarca  


“Los esposos cristianos son para sí mismos, para sus hijos y demás familiares, cooperadores de la gracia y testigos de la fe. Son para sus hijos los primeros predicadores y educadores de la fe; los forman con su palabra y ejemplo para la vida cristiana y apostólica, les ayudan prudentemente a elegir su vocación y fomentan con todo esmero la vocación sagrada cuando la descubren en los hijos”

CONC. VAT. II, Decr. Apostalicam actuositatam, 11

Reflexión

Estar a favor de la vida no salva vidas; ser miembro activo de una asociación provida, sí..

Oración del día

Oremos para que la luz de la esperanza en el cielo ilumine nuestras vidas para poder vivir con alegría la cruz de cada día..

Motivación del día

Si la Iglesia no es capaz de transmitir la fe a la próxima generación, morirá… Pero a la Iglesia le queda algo que es una fórmula vencedora: la familia. La comunidad ayuda a la familia y la familia salva a la Iglesia. Nuestra sociedad está destruyendo la familia y está haciendo que la familia se separe.
Miles de familias hoy se encuentran frente al problema de sus hijos que en la escuela y en la universidad están abandonando la Iglesia.
¿Cómo pueden las familias cristinas responder a esta situación de secularización, a este cambio de época, a la globalización, a un ambiente contrario a los valores cristianos?
Después de haber hecho milagros, abriendo el mar y guiando a su pueblo a través del desierto, Dios ha hecho una alianza con ellos. Se ha aparecido sobre el monte Sinaí, allí donde el pueblo vio temblar la montaña y oyó un ruido terrible, la humanidad ha sentido por primera vez la voz de Dios.
Y Dios habló así: "iShemá Israel, Adonai Eloénu, Adonai Ehad!
iEscucha Israel!. iYo soy el único! iY tú amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas y amarás a tu prójimo como a ti mismo!".
Pero enseguida añade:
"¡Esto lo repetirás a tus hijos cuando estés en casa, cuando estés por la calle, cuando te acuestes y cuando te levantes!".
Y cuando llegue el momento en que tu hijo te pregunte: "¿Cuál es el significado de, estas leyes, de estas tradiciones y estos mandamientos?". Tú le dirás: "Éramos esclavos del Faraón en tierras de Egipto y el Señor nos ha sacado con mano potente. Delante de nuestros ojos el Señor ha obrado signos y prodigios contra el Faraón y contra su casa. Nos ha sacado para guiarnos hacia una tierra que había jurado a nuestros padres". Esto está escrito en Deuteronomio 6.
Este texto tan importante para el pueblo hebreo a lo largo de los siglos y que ha mantenido unida a la familia hebrea, nos ayuda a entender la importancia de que los padres transmitan la fe a sus hijos y nos muestra también que este mandamiento divino se ha dado a los padres y no se puede delegar a otra persona.
Son ellos los que tienen que contar a sus hijos las obras que Dios ha hecho en su favor.
Muchas familias, pertenecientes diversos movimientos eclesiales, han delegado a la parroquia la transmisión de la fe a los hijos. Y después cuando los hijos han ido a la Universidad han descubierto que los hijos habían perdido la fe.
No han obedecido al mandamiento según el cual ellos son los primeros que principalmente deben transmitir la fe a sus hijos, según el mandamiento divino.
Los matrimonios de hoy, deben también aprender y empezar a transmitir la fe a sus hijos, en particular a través de una celebración, en una liturgia doméstica. La familia se convierte en un verdadero "santuario doméstico de la Iglesia" y cumple así con su deber fundamental.
Hay que entender que esto no es un problema secundario, una devoción; es una cuestión de vida o muerte para la Iglesia.  Si la Iglesia no es capaz de transmitir la fe a la próxima generación, morirá.
Estamos convencidos de que la batalla real que la Iglesia tiene que afrontar en el tercer milenio, el desafío que tenernos que afrontar y en el que se juega nuestro futuro, es el de la familia.

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana


ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario