Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 18 de marzo de 2010

LA VERDAD NOS HARÁ LIBRE



No es sólo una frase, sino que es la pura esencia de lo que conlleva buscar la verdad: encontrar la verdadera liberación de todo mal. Porque cuando buscamos la verdad es porque somos libres, o dicho en otras palabras, la libertad es la consecuencia de buscar la verdad. Nadie busca por vocación la mentira, sino que refugiarse en ella es consecuencia de perder su libertad y someterse al engaño y la trampa como justificación de ser desvelada su mentira.

Nada queda oculto a la verdad, de tal forma que todo lo escondido y tapado saldrá a la luz ahora, después o cuando llegue la hora. Entonces los encubridores trataran de mentir, de justificarse, al igual que hicieron nuestros primeros padres, Adán y Eva, y continuaron haciendo todos nuestros antepasados. Estamos vinculados a, tanto lo bueno como lo malo, los errores y pecados que han cometidos nuestros antepasados y, en consecuencia, a rezar y pedir perdón por las malas acciones de todos ellos. Es la comunión mística del Cuerpo de CRISTO, cuya Cabeza ha pagado con su muerte por todos, y con su Resurrección nos ha redimido.

Y nuestra cruz, unida e injertada en CRISTO, nos interpela a padecer con CRISTO y ofrecer nuestra muerte, unida a ÉL, por toda la humanidad, y de forma especial por nuestro árbol genealógico. Todos vamos juntos y todos somos cómplices del mal universal. También, todo bien contribuirá en beneficio de todos. De ahí la importancia de la oración mutua.

Y cuando se habla en verdad, la mentira se arma de furia, soberbia, rencor y procede a esclavizar, a torturar, a encarcelar, a someter y privar de libertad para que no descubra lo verdadero, lo bueno, el bien y, por supuesto, lo bello. Porque verdad es sinonimo de belleza. No nos gusta la mentira, sino que nos atrae y encandila lo verdadero, que es lo realmente bello.

Detrás de todo esta forma de entender y vivir la vida se esconde el mal que la esclaviza y somete. Y ocurre que cuando decimos mentira por puro egoísmo, luego nos vemos obligados, si no somos lo suficiente humilde para reconocernos pecadores, a continuar justificándonos en la mentira, y se inicia la pelota hasta nuestros días. El mal del mundo es la mentira, mentira que han sufrido muchas personas y que han pagado con sus vidas la defensa de la verdad.

Mentira que encadena caminos de muerte (aborto, eutanasia, torturas...etc) y que están dirigidos por lobby masónicos que persiguen, bajo la mentira, dominar el mundo y sembrar el mal. Seguramente toda la parafernalia de la globalización Europea estaba detrás de conseguir los hilos necesarios para manejarla y de allí saltar al dominio global. Se acaba de aprobar el poder realizar cultivos transgénicos en Europa y con ello abonar más caminos de muerte y destrucción.

Son horas de mucha oración sin desfallecer en la lucha por hacer lo que tenemos que hacer: implicarnos en la batalla por la defensa de la libertad y de la verdad, porque defendiendo una se incluye la otra. Ambos conceptos se complementan e integran, y se suman a la justicia, porque para una cosa ser verdad debe ser libre y justa, sino es mentira.

He recibido la noticia de lo sucedido al Dr. Oscar Elías Biscet (clicar aquí )a través de Hilda y me hago eco de ella porque creo que representa el testimonio de todo lo reflexionado anteriormente. Y, una vez más, nuestra responsabilidad está marcada por el esfuerzo de fortalecer con nuestros votos a la voz (partido) que defienda la verdad, con ella la libertad apoyado en la justicia y el amor entre los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario