Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 4 de marzo de 2010

40 días por la Vida - Día 20

Cuarenta días por la Vida

13 de Febrero al 24 de Marzo 2010

Día 20, jueves, 4 de marzo de 2010

"Estamos combatiendo el aborto a través de la adopción".

BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA

Reflexión

El Niño Jesús estaba lleno de sabiduría, porque Él es Dios.

Intención del día

Oremos para que toda la gente pueda ver la sabiduría de Sus enseñanzas sobre la dignidad de la vida, y podamos comprender que Sus enseñanzas no son una opinión, sino que son verdad.

Motivación del día

Rocío Espinosa de Gaitán rociopilas@hotmail.com

Misión de la familia cristiana
(Familiaris Consortio)

Su Santidad Juan Pablo II define a la familia como “intima comunidad de vida y amor” como el reflejo vivo del amor de Dios por la humanidad. En este sentido y en constante referencia a él, la Iglesia ha puesto de relieve que sin el amor la familia no puede vivir, crecer y perfeccionarse como comunidad de personas.

Para esta convivencia es necesario que los esposos tengamos una donación total para compartir un proyecto de vida, ayudados por el Espíritu Santo a vivir el matrimonio como una vocación y el mandamiento de permanecer fieles entre sí.

El amor que anima las relaciones interpersonales de todos los miembros de la familia, constituye una fuerza interior que da vida a la comunidad familiar, con el servicio recíproco de todos los días, compartiendo alegrías y sufrimientos. Esto se ve reflejado claramente con el cuidado y amor a los más pequeños, a quienes debe reservarse una atención especialísima de servicio y generoso respeto a sus derechos.

Deberá ser más cuando el niño es pequeño, enfermo o minusválido. Si ellos crecen “en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres” (Lc. 2, 52) serán una preciosa ayuda para la edificación de la comunidad familiar, para la santificación de los padres y para formar la base de una sociedad justa.

Los enfermos y los ancianos lejos de ser apartados de la familia, o soportados, deberán seguir tomando parte activa en la familia, pues si se les margina será esto, fuente de empobrecimiento espiritual para la familia.

El amor conyugal es por lo tanto un servicio múltiple a la vida, el amor fecundo se expresa de muchas formas. Las familias cristianas que no pueden dar vida en forma biológica a un hijo, dice Su Santidad Juan Pablo II que irán generosamente al encuentro de los hijos de otras familias, sosteniéndolos y amándolos no como extraños, sino como a miembros de la única familia de Dios.

Es por ello, que las familias cristianas se abren con mayor disponibilidad a la adopción y acogida de aquellos hijos que están privados de sus padres o abandonados por estos. Esos niños indefensos
pueden de esta manera, experimentar el amor de Dios y así crecer con confianza y serenidad en la vida y así la familia entera se enriquece con la vivencia de los valores espirituales propios del cristiano.

No me queda más que desear a toda la comunidad cristiana que vivamos el Evangelio de la Vida, protegiéndola desde su concepción hasta la muerte natural y cada familia sea fuente de amor y protección a todos los miembros que la integran; sirviendo cada quien según su propio don, amando a cada hijo como ser único e irrepetible, sin importar si es fruto de nuestro vientre o fruto de la adopción.

Oración para todos los días

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario