Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 5 de octubre de 2009

40 días por la Vida - Día 13

Cuarenta días por la Vida
23 de Septiembre al 1 de Noviembre 2009
Día 13, Lunes 05/10/09

“Jesús, al encarnarse en el hogar de María y José, manifiesta y consagra la familia como santuario de la vida y célula fundamental de la sociedad.”

JUAN PABLO II

Reflexión

Santa María es la Reina del Universo. Ella es la criatura más grande, segunda solo al mismo Dios. La Iglesia defiende la dignidad de la mujer.

Intención del día

Oremos para que la gente comprenda que ser pro vida significa ser pro mujer, y que ser pro mujer exige ser pro vida.

Motivación del día

Hace unas días Asunción del Paraguay, se vio conmocionada por un terrible asesinato, una madre mató a su hijo de tres años, en un supuesto acto de exorcismo.

La sociedad respondió horrorizada puesto que no hay nada más deleznable que una madre mate a su propio hijo. Por ello no entendemos como no reacciona de igual forma ante los miles de asesinatos silenciosos que se practican en clínicas de aborto, y como no reacciona ante legisladores que pretenden por todos los medios introducir la cultura de la muerte.

Me gustaría compartir, extractos de la conferencias del Padre Jose Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, en su charla “La Identidad Femenina”, que analizan el ser mujer y el valor de la misma para nuestra sociedad.

El Padre José Kentenich nos dice “La cultura de nuestros días es, efectivamente, una cultura masculinizada, y esto lo digo en oposición a aquellos que opinan que es una cultura femenina.

Esta es la situación actual: a causa de la exageración extrema de lo masculino y a causa de la disolución de lo femenino, debido a la prosecución del extremismo masculino, se puede caracterizar la relación mutua de los sexos con un solo término: confusión de los sexos. ¿Qué significa esto?

Destaco tres aspectos: primero, enajenación de los sexos (pérdida de la propia identidad de cada sexo). Segundo, aislamiento: por una parte a la mujer se le ha privado de su tendencia natural al amor y el hombre, por otra parte, ha cultivado demasiado unilateralmente lo individualista de su ser, llevándolo hasta la más completa extrapolación. Tercero, el flujo recíproco de los sexos entre sí.

Esto deben Uds. verlo claramente, porque este revoltijo de los sexos se presta para todo. Si pretendemos formar el tipo de hombre del futuro, debemos contribuir a solucionar la crisis de los sexos. No es admisible que hoy la mujer aspire a poseer la misma modalidad que el hombre. Igualdad de valor sí, pero no igualdad de modalidad. Con esto hemos tocado la perspectiva histórica de la crisis de los sexos
.”

Recalca de manera muy especial “No es admisible que hoy la mujer aspire a poseer la misma modalidad que el hombre. Igualdad de valor sí, pero no igualdad de modalidad. Con esto hemos tocado la perspectiva histórica de la crisis de los sexos”.

De parte de la sicología de la cultura se nos dice que esta confusión de los sexos es, para la cultura occidental, más peligrosa que haber perdido la guerra. Si lográramos superar esta confusión de los sexos, si pudiéramos cuidar que la naturaleza masculina y femenina madurasen conforme a sus ser y se desarrollasen existencialmente como una auténtica bi-unidad, entonces, con ello también habríamos aportado a la cultura occidental un factor de sanación sin igual…..

Acentúo este punto por que la cultura de aborto es una cultura que pretende ser utilitaria, masculinizada, no me viene gana tener un hijo, no quiero un hijo defectuoso por eso aborto, yo decido es mi cuerpo. Una corriente de los anti valores que sobre salen en nuestra sociedad que pretende establecer que el niño que es en el vientre materno es un apéndice que puede ser extraído sin consecuencias y que la mujer tiene derecho sobre su cuerpo, olvidándose de los derechos del niño por nacer.

Donde está la clave nos dice el Padre Kentenich :“Debemos educar una conciencia de la identidad original del propio sexo, educar a la niña de estar orgullosa de ser así.

La mujer está condicionada para lo maternal, para la fuerza creadora y anhela servir a la vida.

Al decir, cultivo de la conciencia del propio sexo y de la conciencia de la propia misión, para superar la confusión de los sexos, entonces, quiero decir que, como mujer, debo llegar a estar orgullosa de mi identidad.


Y con ello tenemos que ver quien encarna lo mejor de mujer, no es otra sino Maria la Madre de Dios, quien con su “Si” valiente trajo al mundo la salvación encarnado a Jesus, fruto bendito de su vientre.

Allí en esa magistral charla el Padre Kentenich nos regala la imagen del sol de la hermosura y dignidad femeninas, al relatarnos: “Tratemos primero de pintar la imagen de María que nos proporciona la historia. “una mujer vestida del sol” (Apoc. 12, 1), María, la imagen del sol de la belleza femenina. Así está ante mí. El sol concentra en sí todo lo que sea luz y calor. Pero el sol permite que algo de todos estos rayos, de toda esta luz y calor, se transmita y penetre en otras criaturas. Así debemos comprender a la Santísima Virgen: todo o que de alguna manera signifique dignidad, nobleza, grandeza, belleza femeninas, lo vemos encarnado en ella como en un único y gran punto de concentración. Y todo lo que nosotros mismos vemos en grandeza y nobleza femeninas, es un rayo que se ha derramado desde la gloria esplendida de la bendita entre las mujeres…….

Contemplen a la mujer, a la madre de Dios, a la bendita entre las mujeres en sus rayos de luz, en su grandeza, y vean como en estos estuvimos, su hermosura se derrama sobre toda creatura.

La civilización está en peligro al estar en peligro los nacimientos, de hecho Europa tiene tasas de decrecimiento y nos decía el Padre Kentenich y con ello concluyo: “ ¡Y el clamor de los niños nacidos! ¡el asesinato de estos niños! Si, es como un hacha de verdugo a lo largo de los países civilizados de Europa. Al hijo no se lo considera ya un regalo del cielo, sino como una hipoteca soberanamente incómoda de la sensualidad.”

Este es el trasfondo oscuro sobre el cual podemos hacer brillar la imagen de Maria, y sostener sin temor a equivocarnos que Maria dijo “Si”, y la vida fluyo por su ser y con ello la salvación del mundo.

Oración para todos los días

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo
sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre. Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de todos los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y
amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creadory amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II
Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolablede la Vida Humana


Información de interés:

Saber más sobre esta campaña: 40 días por la Vida
Oración en otros idiomas: Oraciones
Mensajes: Todos los mensajes

1 comentario:

  1. Agradezco muchisimo la reflexión de Patricia Stanley, que toca el punto más profundo de la Cultura de la muerte, anunciado ya en el Génesis, "desde el principio ":
    "Enemistades pondré entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya ; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón "(Gen.3,15 )

    Santa María, Madre de la Vida, esperanza nuestra, ruega por nosotros.

    MargaritaMª Fraga
    Asociación Evangelium Vitae
    España

    ResponderEliminar