Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

jueves, 29 de enero de 2009

Día 15


Día 15

Viernes, 27 de Febrero de 2009

La Familia: escuela insustituible del amor y la esperanza.”

MONSEÑOR EMILIO BERLIE, ARZOBISPO DE YUCATÁN

Reflexión

Al meditar sobre la muerte de Cristo, recordemos las muchas mujeres que han muerto por causa de los supuestos "abortos seguros y legales".

Intención del día

Oremos para que su muerte sea, para otras mujeres, la salvación, para que no cometan ese error trágico.

Motivación del día

Dominio de las pasiones, adulterio y divorcio
La tendencia del ser humano hacia el mal se evidencia a través de la historia de la humanidad. La violencia, el egoísmo, la intolerancia; son –como para poner un ejemplo; reflejo de las grandes miserias humanas. La lucha entre el bien y el mal acompañará al individuo hasta su muerte.
El alma -como afirmaba Platón- se puede comparar a un carro tirado por dos caballos alados, uno dócil (el bien), y otro díscolo (la tendencia negativa), la razón, que se esforzará en conducirse bien. Sin embargo esta tendencia hacia lo negativo; esta personificada de diferente forma en el hombre y la mujer. El hombre se caracteriza por tener una fijación a lo corpóreo, más carnal, más impulsivo, a poco reflexivo. En cambio la mujer en cambio tiende a lo espiritual, y a lo reflexión mas profunda.
Si es que el hombre llega a tener una unión formal con la mujer en le matrimonio, y si es que no ha sabido dominar sus impulsos con respecto a su tendencia a la lujuria, puede incluso tornarse violento con la esposa cuando no satisface ese instinto. De ello se deduce la relación entre violencia y satisfacción sexual. Por ello el dominio de la esfera instintiva primaria (sexo, ira, hambre), es fundamental en todo ser humano que pretende llamarse racional. La mujer en cambio quiere poseer el alma del hombre, no se enamora tanto del cuerpo del hombre sino se enamora de “algo” que va más allá, es decir el alma del hombre. Así el hombre quiere poseer a la mujer a través de su cuerpo y la mujer quiere dominar el alma del hombre a través de su posesividad, incluso chantajea al hombre a través de su cuerpo para “que no se vaya con otra”.
Podemos imaginar de esta forma que si la mujer y el hombre llegan al matrimonio (o al noviazgo), sin dominio de sus pasiones, en una relación dirigida solamente a satisfacer sus instintos; la resultante será una relación de Posesión y no una relación de Amor verdadero. La mujer y el hombre en el matrimonio renuncian el uno al otro; para darse y para entregarse en una especie de sacrificio que exige paciencia y tolerancia en base al amor entre los dos. Una unión matrimonial basada en la satisfacción de las pasiones no es un buen pegamento (Bojorges). De ello derivan las relaciones matrimoniales que poco a poco se tornan irritantes por ambas partes, incluso se llega de esta forma a la separación o al divorcio. Por ello es muy importante que en el enamoramiento y en el noviazgo la pareja empiece la preparación para la unión que tendrán de por vida; aquí es necesario que se aprenda lo mas importante; el dominio de la esfera pasional (por ello se cuestiona el uso de anticonceptivos, ya que implantan en el individuo una conducta de descontrol –y hasta libertinaje-, frente a la lujuria). Es decir; el hombre tiene que renunciar a la fijación corpórea, y la mujer debe renunciar a su posesividad; y es; en esa renuncia en donde nace el verdadero amor. Ya que a través de esto solo se pueden apreciar otras cualidades que trascienden el cuerpo; como la inteligencia, el sacrificio, la bondad y otras virtudes de la pareja. En cuanto al hombre que no ha renunciado a su lujuria, fácil es que la satisfaga en un adulterio. Así también la mujer si no renuncia a su posesividad irá a los brazos del amante. Por ello un requisito para el matrimonio es la renuncia de sí; y esto hay que decirlo bien claro porque sino generaremos futuros hogares destrozados y niños con grandes problemas psicológicos, que han sufrido en el trance del divorcio de sus padres. La mayoría de uniones modernas, la relación esta basada en lo corpóreo, en lo instintivo; es decir esta cimentado sobre un edificio de arena, que tarde o temprano caerá. Fuente: MINUTOS DE REFLEXION www.reflexionboletinsagradafamilia.blogspot.com

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

OH María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

No hay comentarios:

Publicar un comentario