Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

martes, 12 de marzo de 2013

40d por la Vida 2013_I 29


Cuarenta días por la Vida
13 de Febrero al 24 de Marzo 2013
Día 29 – 13/3/2013

El Salvador_Sohad Margarita Alabí Méndez  


“El don de la oración está en manos del Salvador. Cuanto más te vacíes de ti mismo, es decir, de tu amor propio y de toda atadura carnal, entrando en la santa humildad, más lo comunicará Dios a tu corazón”.

SAN PÍO DE PIETRELCINA

Reflexión

Cristo inocente "se hace pecado" por nosotros.

Oración del día

Pidamos por todos los hombres que yacen inmersos en la cultura de la muerte para que encuentre la luz de la vida.

Motivación del día

En relación al aborto en una ocasión el Padre Pío comentó: “El día en que los hombres, asustados por el estampido económico, de los daños físicos o de los sacrificios económicos, pierdan el horror del aborto, será un día terrible para la humanidad. El aborto no es solamente homicidio también es suicidio.
“¿Por qué suicidio?”  Y padre Pío continuó:
“Tú comprenderías este suicidio de la raza humana, si con el ojo de la razón, vieras ´la belleza y la alegría´ de la tierra poblada de viejos y despoblada de niños: quemada como un desierto. Entonces entenderías la doble gravedad del aborto: con el aborto siempre se mutila también la vida de los padres”.
Cuánta razón tenía Padre Pío, estamos ya viviendo esos tiempos, lamentablemente se ha perdido el horror al aborto. Cuántos homicidios y suicidios se cometen a diario con la tragedia del aborto, cuántas vidas inocentes se han perdido y cuantos padres han experimentado la muerte en vida aunque se nieguen a  aceptarlo.

Lamentablemente la cultura de la muerte va echando raíces cada vez más profundas en nuestra sociedad y lo que es pecado, llámese aborto, anticoncepción, uniones homosexuales, fecundación in vitro, etc.  Los que promueven la cultura de la muerte pretenden hacerlo  ver como algo normal, como un derecho, y en cambio lo que es virtud y un comportamiento agradable a Dios: la virginidad hasta el matrimonio, la castidad, fidelidad conyugal es visto por ellos y por gran parte de la sociedad como anticuado, pasado de moda.

Los que hemos recibido de Dios la gracia de luchar a favor de la vida sabemos que por nosotros mismos no somos capaces de transformar los corazones de los que promueven la cultura de la muerte, pero si tenemos un arma muy poderosa y es la oración.  Esa es precisamente la invitación de este mensaje: unámonos en oración para que El Espíritu Santo se derrame en los líderes de las naciones, en el personal médico, en los empresarios que auspician clínicas y programas anti vida y en todos lo que aún no conocen la verdad del evangelio y en los que conociéndola no quieren abrir su corazón a esa verdad.

Con la meditaciones Pureza de corazón y Humildad, del  libro Evangelio y Amor , un mes con el corazón de Jesús, de Mons. Hildemaro Flores unámonos en oración por los que yacen inmersos en la cultura de la muerte y pidamos para ellos la gracia de la conversión, sabiduría, fortaleza y amor a la verdad, y para los que ya estamos en la lucha pidamos al Señor la gracia de la perseverancia y fidelidad hasta el final, y que todo sea para gloria de Dios y para la salvación de las almas.

Pureza de corazón

Cristo es sincero.  No se anda cuidando de nadie, no tiene respeto humano, es valiente para enseñar la verdad, es libre.

Se necesitan líderes así, capaces de enfrentar la realidad con pureza de principios, con autoridad moral.

Los fariseos saben como es Cristo  y lo interrogan sobre un tema dificil.

“¿Se debe cumplir la ley humana o no?”

Y resplandece la respuesta con fuerza para todos los siglos:
“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”

Es la voz de un hombre libre, del hombre luminoso, que  sorprende con sentencias admirables porque el Espíritu Santo está en el.
Cristo es cristal divino, transparencia de lo celestial.

Contemplemos esa divina pureza y cada día acérquemonos más a la imitación de esa sinceridad, a esa fidelidad a las verdades divinas, a esa libertad para proclamarlas con valentía y decisión.

Humildad. 

Estás para servirle a Dios, haciendo lo que Cristo haría si estuviera en tu lugar.  Cumple fielmente esa misión para la cual vives.

No interesan entonces los aplausos humanos, no ineteresan las condecoraciones, no tienes para que proclamar tus obras.

Dios no tiene necesidad de tus informaciones, y nada ganas con que los hombres las conozcan.

Tu conducta hablará por si misma.  Procura que sea auténtica, limpia, que no necesite de adornos de parte de ti.

Dios sabe lo que haces, no hagas propaganda de tus virtudes, que con eso las empobreces.

No busques premios por tus buenas obras.

Deja que sea  Dios quien te premie.  Las recompensas humanas son limitadas  pueden ser falsas, interesadas.  Si te llegan, no las desprecies, puede ser que vengan con buena intención.

Pero ofrécelas a Dios como la Virgen María que glorifica al Señor, por lo que hizo con ella.

Que tu vida y tus obras no dependan de lo que dicen los demás.
Lo verdaderamente importante es lo que piensa Dios.
No importa si no te alaban por tus servicios o si te critican,
si lo haces por Dios vive tranquilo

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario