Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

sábado, 27 de octubre de 2012

40d por la Vida 2012 II - 33


Cuarenta días por la Vida
26 de Setiembre al 4 de Noviembre 2012
Día 33 – 28/10/2012

Gloria Adaniya - gloriaadaniya@hotmail.com

“La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida."

CONGREGACIÓN DE LA DOCTRINA DE LA FE

Reflexión

La Santísima Virgen María fue elevada en cuerpo y alma al Cielo porque Ella es la Madre de Dios. Madre e HIJO son reunidos. La Asunción nos recuerda que Ellos se pertenecen el uno al otro..

Oración del día

Oremos por la Iglesia, el Papa, los Obispos y los Sacerdotes para que sigan proclamando el Evangelio de la Vida a todos los hombres..

Motivación del día

La vida humana es sagrada.  Es una obra en la que se ha comprometido  el Creador.  El hombre engendra y simultáneamente Dios nos crea a su imagen y semejanza; es la única criatura de este mundo que Dios ha querido por si misma, por ello la vida humana encierra un valor inconmensurable,  insustituible, desde su comienzo hasta su término natural. Le ha confiado al hombre la misión de protegerla, defenderla, que es algo más que velar por su bienestar material; es comprometernos por su bienestar biológico, mental, social y espiritual.

El contexto científico y cultural  y  el progreso de la biomedicina en nuestro tiempo inclinan lamentablemente  al hombre hacia una cultura de muerte. Se desinforma sobre el valor e inicio de la vida humana y de esta manera se eliminan millones de seres humanos desde el instante de su concepción y en cualquier etapa del embarazo, aún hasta el final de él (aborto por nacimiento parcial) y hoy se empieza a mencionar  “aborto post nacimiento”.
 Por otro lado increíblemente  nos vemos frente a gastos de millones de dólares para traer seres humanos a la vida, manipulando embriones, congelándolos, comprándolos, vendiéndolos o destruyéndolos como simples objetos.

El egoísmo, la soberbia, la búsqueda desenfrenada del placer nos llevan a discutir si el concebido desde los primeros instantes de vida es  un ser humano, si tiene derechos como todos nosotros, si la madre puede decidir  sobre la vida de su hijo porque es parte de su cuerpo, si puede eliminarlo por defectos genéticos o de formación. Todo este contexto nos lleva a la búsqueda de soluciones fáciles a problemas personales, sociales y económicos, y nos conduce a olvidarnos que fuimos creados para ser generosos, para  proyectarnos hacia una cultura de vida,  no de muerte, y a reconocer a Dios como el  verdadero y único Dueño de la Vida.

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

Juan Pablo II

Encíclica: Evangelium Vitae sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana

Enlaces de interés:

Oraciones en otros idiomas (inglés, italiano, finlandés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario